bardo

(redireccionado de bardos)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para bardo

Sinónimos para bardo

Ejemplos ?
hoy que así de tu amparo bajo el manto me acoges; hoy que tanto mi presencia celebras y en tus brazos me alzas tanto, que aureola quieres dar a mi cabeza de la lumbre del sol con un anillo, y a mi gloria tus bardos con nobleza quieren hacer de estrellas un cintillo, voy a probarte yo con este canto que en sandia vanidad no me encastillo, ni al aura popular me ensoberbezco; que acepto de mi gloria de tu mano con gratitud, no más la que merezco; así que, en vez de alzarme, me arrodillo: con fe leal y corazón sencillo toda la gloria que me das te ofrezco, y ante tu aplauso popular me humillo.
Ahí te queda de bardos lemosines una brillante pléyade naciente que anida en tus balsámicos jardines; y que tras de Pizcueta y de Llorente va, y de Labaila, y de Querol y Herrero; de quienes si hoy aún marcho delante, es nada más porque nací primero.
Jamás se molestó sobre este punto ni a un judío, ni a un sirio, ni a un egipcio, ni a los bardos, ni a los druidas, ni a los filósofos.
En las viriles arpas de tus bardos Palpiten las paternas tradiciones, Y despierten las tumbas á sus muertos, A escuchar el honor de las canciones.
Lo mismo ha de haber sido, en los tiempos de Homero, de los rapsodas que con él cantaban las hazañas de sus legendarios héroes; lo mismo hicieron los bardos galos; lo mismo, los trovadores de la Edad Media, al pasear de castillo en castillo, sus romances hermosos, llenos del estrépito guerrero de las Cruzadas o de los suspiros amorosos que engendraba la paz renaciente; así han hecho en muchos países, poetas primitivos, sin dejar, casi, de sus ingenuos y preciosos cantos, sino el tenue recuerdo de la tradición y algunos poemas escritos, de inspiración ya más literaria que genuina, para enseñar a las generaciones siguientes, más que su propio valor, el valor probable de lo que se han llevado, las alas del viento.
Así el astur amante de las montañas de su país, fuertes y duras como el espíritu de la raza que puebla sus valles; el gallego que lleva siempre grabada en la retina la imagen de sus húmedos bosques y de sus rías azuladas, y en suyos oídos vibran constantemente los lamentos de la gaita; el catalán bajo cuyo carácter altivo y brusco late un corazón generoso y noble, como en el corazón del abrupto Monserrat se guarda la efigie de la Virgen milagrosa; el vasco por cuyos labios vaga todavía la dura estrofa en que cantaron los bardos euskaldunes la hecatombe de Roncesvalles...
Garcilaso nos ha transmitido algunas muestras de ella que justifican esta creencia. Y no sólo fué tal la índole de la poesía lírica entre los bardos del Perú, sino entre los del imperio azteca.
Y ya presa de mi desesperanza, esclavo tuyo, oscuro genio desaliento, huí de mi triste lugar de labor -donde entre una corte de bardos an- tiguos y poetas modernos resplandecía el dios Hugo, en la edición de Hetsel - y busqué el aire libre bajo el cielo de la noche.
Címbalos de plata cuentan las historias De reinas de Saba; de sangrientas misas, Y cascabelean las divinas glorias De los viejos bardos y las pitonisas.
dadme pronto la lira con que cantan los bardos, cuando sienten latir el corazón, y llenos de entusiasmo sus cánticos levantan buscando por doquiera celeste inspiración.
Los textos antiguos demuestran la importancia que tenían los bardos en estas ocasiones: realzaban el poder del rey, afirmándole, eternizándole.
Se le ofreció entonces a Tennyson, "debido principalmente a la admiración del príncipe Alberto por 'In Memoriam'". El galardón era muy aceptable, aunque implicaba el consabido bombardeo de poemas y cartas de aspirantes o bardos celosos.