bargueño


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para bargueño

arquimesa

Sinónimos

Sinónimos para bargueño

alacena

Sinónimos

Ejemplos ?
Pueden diferenciarse dos tipos elementales de bargueño: con el frente abierto y los cajones a las vista (llamado también mueble "contador"), y con tapa abatible que al abrirla hace las funciones de escritorio.
En los inventarios de la historiografía del mueble español, el bargueño aparece en la tipología de "escritorios con tapa", "arquillas y arquilla contador sin tapa" (en América como "arquilla de gavetas") y "arquimesas".
Soporte o mesa con fiadores (hierros forjados en forma de X que atirantan la estructura). Bargueño del tipo credencia (con cajones y gavetas a la vista, sin puertas ni adornos de remates) o "taquillón", que se compone de varias puertecitas o cajones y que también lleva asas para ser transportada.
Fue Juan Facundo Riaño quien —usando el nombre que se le daba al mueble en la tradición oral— lo denominó "bargueño" por primera vez en su Catálogo de objetos artísticos españoles que se encontraban en 1872 en el Museo Victoria y Alberto.
Eberlein, Doménech y Pérez Bueno, aceptan la propuesta del marqués de Monistrol sobre el origen del bargueño asociado a un carpintero del pueblo toledano de Bargas apellidado Vargas, recogiendo la teoría del ceramista Sebastián Aguado.
OLALLA, José Félix, “Per versa varia, Francisco García Marquina” Caleidoscopio, Pliegos de Rebotica, nº 30, abril 1991, p. 31. ORTEGA BARGUEÑO, Pilar, “Los claroscuros de Camilo José Cela”, El Mundo, 25-01-2006, p. 54.
Charles, de vuelta de uno de sus viajes, confía un bargueño con fotos de sus padres a Eugénie: para ella, el mueble será un objeto sagrado.
Es aquí donde ella misma reflexiona sobre la existencia y la vida como un tiempo que tiene final, sin embargo a pesar de conocer todo ellos ella no se limita y ama con total libertad al Doctor Castell.:: Se veían aterciopeladas alfombras de Oriente, grandes poltronas de estilo Luis XVI, canapés y sillas con tapices de Aubusson, cortinas de estofas, cuyos colores aparecían amortiguados por el tiempo y algunas porcelanas japonesas guarneciendo un bargueño moderno.
A nivel de mobiliario, cabe destacar el bargueño castellano, hecho de madera tallada, dorada y decorado con una policromía de motivos florales y placas de hueso, y dos sillas isabelinas con tapizado posterior.
Encima del bargueño se conservan una guarnición, un reloj y dos candelabros de bronce. En las paredes de la sala se puede observar una colección de 12 pequeños cuadros del siglo XVIII, hechos en madera tallada de una sola pieza -incluyendo el marco- con las sibilas pintadas al óleo.
En Italia destacaron: el armario toscano de dos cuerpos, con balaustradas de bronce y decoración de taracea de piedras duras; el escritorio ligur de dos cuerpos, con figuras talladas y superpuestas (bambochos); y el sillón entallado veneciano (tronetto), de exuberante decoración. En España surgió el bargueño, cofre rectangular con asas, con numerosos cajones y compartimentos.
Junto a este juego se encuentran muebles auxiliares del mismo estilo. Dentro de ellos un bargueño, mueble que comenzó a producirse en España a partir de los siglos XVI y XVII.