barroquismo


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con barroquismo: modernismo, renacimiento, romanticismo, neoclasicismo
  • all

Sinónimos para barroquismo

abigarramiento

Sinónimos

Ejemplos ?
Este estilo característico ha sido llamado «barroquismo tropical» por Royano Gutiérrez en su análisis de sus obras más importantes.
Edificio del año 1925, diseño del maestro de obras Adelí Moll. Es de estilo neoclásico con elementos del rococó y del barroquismo francés.
Especial interés ofrece la antigua ermita de Santa Ana, erigida en el año 1708 y declarada Bien de Interés Cultural, obra de reducidas proporciones cuya arquitectura interior, de acusado barroquismo, se halla cubierta con pinturas decorativas que desarrollan un completo programa iconográfico de figuras y otros motivos, fechable hacia 1760, que ocupan tanto la nave como el presbiterio.
124. Contrario a las exageraciones anatómicas manieristas, aún lo será más al incipiente barroquismo. En el tono apacible y ordenado de buena parte de su pintura se ha visto, desde Ceán Bermúdez, un reflejo del temperamento contemplativo del monje y de su personal carácter bondadoso.
Es una obra esencialmente crítica donde se pone en ridículo la moda de los oradores de la época que utilizan en el púlpito un lenguaje gongorino altisonante; es un ataque al barroquismo en sus últimas formas degeneradas.
El cambio de perspectiva supuso un cambio de estilo también, del barroquismo a una árida prosa que buscaba la exactitud de la descripción.
Destaca una casona nobiliaria que muestra sobre la puerta un enorme escudo de armas tallado en piedra, con el apellido Astudillo y la fecha 1700, en un conjunto de exuberante barroquismo.
Cuando se prodigó mucho esta costumbre fue en el imperio romano, con las estatuas despojos de los templos griegos y del Egipto, en el Barroquismo y actualmente que queremos aparentar despojos que no existen.
«El sueño y la locura se caracterizan principalmente por el barroquismo de las asociaciones y la debilidad del juicio.» En ambos fenómenos hallamos una exagerada estimación de rendimientos anímicos propios, que nuestro juicio normal considera insensatos; a la rápida sucesión de las representaciones oníricas corresponde la fuga de ideas de la psicosis.
Este mismo resultado se intenta conseguir en ocasiones dotando a la propia ventana de formas llamativas, incluso de un cierto barroquismo exento de cualquier funcionalidad que no sea la decorativa.
En la segunda mitad del siglo XVII, la literatura en Europa, bajo influjo de las letras francesas, tendió a volver a los moldes clásicos, aunque en las colonias españolas siguió preponderando el barroquismo.
Sin embargo, son sus obras teatrales las que han despertado más el interés de la crítica moderna. El Neoclasicismo irrumpe en la segunda mitad del siglo XVIII y fue desplazando progresivamente al barroquismo.