barrote

(redireccionado de barrotes)
También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para barrote

Ejemplos ?
Acabada esta labor, Gerónimo se resolvió, se hizo la cruz, tomo un trapo casi incoloro, lo colgó en los barrotes de la ventana, y a poco, pendía colgado, con la cara congestionada y tremenda lengua amoratada y afuera.
Bendita rama adorna la gran reja, de barrotes de hierro colosales, que tiene en lo más alto un monograma hecho de incomprensibles iniciales.
La obliga a permanecer dentro de una jaula de hierro muy estrecha durante cuatro días, sin que pueda sentarse ni acostarse; le da de comer a través de los barrotes.
Al fin pude ver los barrotes sombreados cual enrejado que forjado en plomo se moviese por el muro blanqueado frente a mi camastro de tablas y supe que en un lugar del mundo era roja el alba horrible de Dios.
Con barrotes ocultan la luna clemente y ciegan el sol bienhechor: y bien hacen escondiendo tal Infierno pues allí se cometen tales actos que ni Hijo de Dios ni hijo de hombre jamás debería contemplar.
Una techumbre de aneas, un pedazo de estera colgado ante los huecos de las ventanas, algunas malas tablas unidas unas a otras por la parte alta, y por la parte baja por barrotes, y cerradas por el interior con una tranca formando puerta, eran los reparos hechos para hacer habitables parte de aquellas ruinas.
No tenía pretextos para salir del seminario, no conocía a nadie en la ciudad; ni siquiera permanecería allí por más tiempo, pues sólo esperaba a que me designasen la parroquia que debía ocupar. Intenté arrancar los barrotes de la ventana, pero la altura era horrible, y sin escalera era impensable.
Lo que tú llamas conciencia, eso que te atormenta cuando crees haber cometido una falta, no es más que el instinto de la crueldad que puedes ejercer contra los otros, y que al no ejercerlo, porque la sociedad te lo impide encerrándote en la noción del deber, como a un león en una jaula de fierro, te atormenta como atormentarían sus inútiles garras al flavo animal si las hundiera en su propia carne al no poder destrozar los barrotes rígidos ni la presa deliciosa.
"Como la bruja es muy corta de vista" dijo Gretel "cuando ella te pida que le muestres uno de sus dedos para sentir si ya estas rellenito, tu lo que vas a sacar por entre los barrotes de la jaula es este huesito de pollo, de forma tal que la bruja sienta lo huesudo de tu mano y decidía esperar un tiempo más" y ambos estuvieron de acuerdo con la idea.
Me pareció que le reprochaba el estar tan conmovida. Yo los miraba a través de los barrotes del carro, preocupado con la idea de por qué ese señor se metería en aquello.
Facultades excepcionales y ocasiones propicias forman, por decirlo así, los dos escalones de la escala que hay que subir; pero, ante todo, es necesario que los barrotes sean de una madera dura resistente; nada podrá reemplazar, para conseguir el éxito, a una voluntad seria y sincera.
Parecía que aquellas palabras eran en su boca una bebida deliciosa. Míster Micawber, entre tanto, contemplaba con expresión de vanidad satisfecha los barrotes de las ventanas de enfrente.