barruntar

(redireccionado de barrunta)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para barruntar

Ejemplos ?
Asimismo se nota en el rostro del santo cierto vergonzoso rubor, por donde se barrunta que la victoria que ha ganado ha sido en combate espiritual contra el tercer enemigo del alma, según lo refiere el padre Rivadeneira, hablando de aquella hembra insolentísima, que quiso tentar y rendir al santo y dio ocasión para que se le llamase el que no se quemó en medio del fuego y para que se le comparase a los tres mancebos del horno de Babilonia, de quienes habla Daniel profeta.
Bien se barrunta que tan luego como llegó el sábado y resucitó Cristo y las campanas repicaron gloria, varió de táctica el galán, y estrechó el cerco de la fortaleza sin andarse con curvas ni paralelas.
Verdad es que la vida y ejercicio común y el amistad que a ti me ayunta mandan que complacerte sea mi oficio; mas ¿qué haré?, qu’el alma ya barrunta que quiero renovar en la memoria la herida mortal d’aguda punta, y póneme delante aquella gloria pasada y la presente desventura para espantarme de la horrible historia.
A una de aquestas mansiones de artificiosa estructura, alcázar de la belleza y red del amor, fué en suma donde el mercader condujo con gran silencio y mesura al rico don Luis Tenorio, que su intención no barrunta; y en una de estas mansiones, la más lejana sin duda, pero la más ostentosa que en sus jardines se oculta, fué donde encontró Tenorio, tal vez para su fortuna, cinco doncellas bellísimas cual él no las viera nunca.
azul y branca, y s'escuchan a lo lejos los cantares de los grillos y las ranas, algo asín com'un jilguero qu'en la joya las Torbiscas canturrara, algo asín como los trinos d'una mirla que dijera sus quereles junta'l agua, se barrunta dende arriba de las sierras, entre medio de los brezos y las jaras.
Sabía Paparrigópulos que en un trabajo el más especificado, en la más concreta monografía puede verterse una filosofía entera, y creía, sobre todo, en las maravillas de la diferenciación del trabajo y en el enorme progreso aportado a las ciencias por la abnegada legión de los pincha-ranas, caza-vocablos, barrunta-fechas y cuenta-gotas de toda laya.
Bradamante, advertida, igual barrunta, y miente, y disimula allí igualmente patria y familia y Dios y sexo y nombre; y no aparta los ojos de aquel hombre.
La noche del Sábado de Gloria en la que se barrunta la próxima resurrección de Cristo comienza el protocolario y reiterativo suplicio del Judas en Venta del Moro (Valencia).
Piranesi es el primero que barrunta esta situación por medio de sus grabados, pero no es hasta la llegada de Valadier, cuando esto se hace notablemente visible.
Para preparar el personaje, Rabal convivió durante varios meses con un ciudadano del pueblo llamado Juan Flores Domínguez, más conocido como Barrunta, para aprender sus gestos, su forma de andar, sus costumbres, llegando incluso a comprarle la ropa a Barrunta para ponerse mejor en el papel.