Ejemplos ?
(1986) El hablador (1987) Elogio de la madrastra (1988) Lituma en los Andes (1993), Premio Planeta Los cuadernos de don Rigoberto (1997) La Fiesta del Chivo (2000) El paraíso en la otra esquina (2003) Travesuras de la niña mala (2006) El sueño del celta (2010) El héroe discreto (2013) = La huida del Inca (1952) La señorita de Tacna (1981) Kathie y el hipopótamo (1983) La Chunga (1986) El loco de los balcones (1993) Ojos bonitos, cuadros feos (1996) Odiseo y Penélope (2007) Al pie del Támesis (2008) Las mil noches y una noche (2009) = Bases para una interpretación de Rubén Darío, tesis universitaria (1958) Carta de batalla por Tirant lo Blanc...
Un estrépito impresionante se levantó, de terrible contienda; y saltaba a la vista la violencia de las acciones. Declinó la batalla; pero antes, atacándose mutuamente, luchaban sin cesar a través de violentos combates.
--¡Qué tristes ideas! (dije yo no sin susto.) Mañana sobreviviremos los dos a la batalla. --Pues emplacémonos para después de ella...
Después, loco de furor, seguí matando..., y maté... hasta después de anochecido..., hasta que no había un cristino en el campo de batalla.
Temblaba Hades, señor de los muertos que habitan bajo la tierra, y los Titanes que, sumergidos en el Tártaro, rodean a Cronos, a causa del incesante estruendo y la horrible batalla.
Excelentísimo señor: Marco Bruto (excelentísimo señor) fue por sus virtudes, esclarecida nobleza, elocuencia incomparable y valor militar, el único blasón de la república romana; lo que mostró yéndose en defensa de la patria a los riesgos de la batalla farsálica, en que se perdió con el grande Pompeyo en las guerras civiles.
Para relevo de la ya caída gente pagana en la feroz batalla, envía a España y África partida que traiga a cuanto presto allá se halla.
Esto se verá claramente de 1821 en adelante; de 1821 a 1823 la división se hace tan profunda que Bolívar puede triunfar en el Perú, cuando el triunfo parecía imposible; la batalla de Ayacucho se ganó más que nada debido a esas divisiones.
Marco Bruto, por haber servido en Chipre y enriquecido a Roma con el tesoro de Ptolomeo, y por haber servido en Cilicia en esta legacía, no pidió al Senado merced alguna. Él, buscando el peligro en la batalla que necesitaba dél, se dio lo que deseaba y se ahorró la molestia del pedir.
Este trabajo tiene la intención de analizar el fenómeno de la corrupción en México desde un punto de vista cultural, con apoyos en la historia y en la tesis del Dr. Guillermo Bonfil Batalla del “México profundo”.
Las masas están convencidas de que cuando ustedes libraron esa prolongada batalla, lo hicieron porque se oponían al racismo, la discriminación racial, la xenofobia y formas conexas de intolerancia en cualquier parte.
puesto a un lado. de luchar se cuida hasta que la cruel batalla acaba que a dos justantes en la arena traba. El señor de Seleucia, que era uno que sustentaba aquella empresa armada, en el combate en que trababa a Ombruno lo hirió en el rostro con tan mal lanzada que muerto fue sin gozo de ninguno, pues de alma era por noble reputada, y, sobre la virtud, de cortesía como otro en todo aquel país no había.