batel


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para batel

barca

Sinónimos

Ejemplos ?
No vemos sólo en vosotros a los defensores gloriosos de una República que, en vez de ocuparse en llorar la pérdida de un imperio, quiso batel de España una hermana activa de los países americanos, una compañera cordial de nuestros afanes, uno de los firmes pilares del puente augusto que habrá nuevamente de unir en lo espiritual a través del océano de los siglos, a todos los seres que hablan y piensan en castellano.
¡Como si por milagro consiguiera, al golpe de la puerta en el pestillo, burlar sus cuitas y dejarlas fuera! En pequeño batel hiende la rada, Rigiendo con primor caña y escota; Y dice a la tormenta: ¡"camarada"!
Le ruega él que en el batel lo lleve a la otra margen, y ella asegurada responde: «No ha de ser, señor, que os leve, si no me es vuestra fe al punto dada de hacer por ruego de quien habla guerra, la más justa y cabal sobre la tierra.
RUDENZ.—(A STAUFFACHER y a WALTHER FURST.) Armaos, y aprestaos. Augardad la señal de las fogatas, que anunciarán nuestras victorias con más rapidez que la vela de un batel.
Tomó y labró una poca de los árboles que tronchaba y tejiéndola con algunos ramos verdes hizo, lo mejor que pudo, un batel, con el cual pasó los ríos y finalmente llegó al cabo de Triste, donde halló un navío de piratas muy camaradas suyos que venía de Jamaica.
Un ruido de remos pacífico y vago de braca que boga de noche en un lago, inspira a quien oye, sin ver el batel, el germen de un cuento: leyenda ilusoria que forja el que escucha.
Tan pronto se acercó la orca, cuando vio en el batel a Orlando, y por tragallo tanto la boca abrió aquel pez nefando que habría engullido un hombre aun a caballo.
Llega él en tanto aquel estrecho allende el cual el reino está de la otra maga; donde un barquero su batel desprende de la otra orilla, y no por cierto vaga, como si ya avisado y prevenido esté esperando al caballero huido.
Corría para todos lados de su suntuoso palacio pero todo aquel espacio estaba lleno de vados. No podía salir de él y como bestia enjaulada sólo rugía entre la nada; náufrago como un batel.
Y en esto estábamos por el mes de abril del año de 1544, cuando llegó a esta costa un navío, que era de cuatro o cinco compañeros que de compañía lo compraron y cargaron de cosas necesarias, por granjear la vida, y hallaron la muerte; porque cuando al paraje desta tierra llegaron, venían tres hombres solos y un negro y sin batel, que los indios de Copoyapo los habían engañado y tomado el barco, y muerto al maestre y marineros, saliendo por agua, y treinta leguas deste puerto junto a Mauli dieron con temporal al través, y mataron los indios a los cristianos que habían quedado, y robaron y quemaron el navío.
¡Ay de mi, que rabioso en un erío y a mitad de la ruta estoy parado; que anhelo y lucho por cruzar un río y no hallo puente, ni batel, ni vado; y miro allá, por campo labrantío, la fausta meta en el opuesto lado, y el sol morir, con victorial decoro, bajo un dosel de púrpura y de oro!
Muerto en el monte el pino surca el ponto con alas, bajel o ave, y la vela de lino con que vuela el batel altivo y grave es vela de morir: dos veces yace quien monte alado muere y pino nace.