Ejemplos ?
Y, de pronto, Solano, con movimiento lleno de soltura, el airoso gesto del que recoge una flor, rodeó el talle de Irene, la atrajo a sí, y ella, vencida, se dejó ir, sintiendo sobre su pecho, entre un vértigo que la desvanecía, el batir y golpear del corazón de Solano...
Prepara tus laureles y tus flores El canto de tus dulces trovadores Para el que cumpla tu feliz misión, Para el que logre levantar el vuelo y remontar tus alas hasta el cielo y allá batir altivo tu pendón.
Mi Centauro, sin dejar de estrecharme contra su pecho, vuelto el tronco humano hacia mí, galoparía al arrebatarme, y el furor de su carrera encendería más y más la pasión de nuestro amor, con el ritmo de los cascos al batir el suelo...
Creyendo Goyeneche aniquilado para siempre en los cocha- bambinos el espíritu de rebelión, se encaminó con su ejército á Chuquisaca y Potosí, para batir á los guerrilleros argenti- nos; pero Cochabamba se insurreccionó nuevamente, y después de prisionera y desarmada la guarnición realista, fué aclamado y reconocido en el carácter de gobernador don Mariano An- tesana, criollo acaudalado y de gran prestigio en el pueblo por su ilustración y por lo enérgico de su carácter.
A la vez, el aire se estremeció como en un batir de alas inmensas, y se levantó un viento fuerte y repentino con más violencia que antes, arrancando los sombreros y paraguas chorreantes de la multitud.
Pero los meses corrían, y los rebeldes cobraban aliento de hora en hora, porque los soldados del rey eran impotentes para batir a los indios en las empinadas y riscosas breñas.
Don Pedro José Eleisegui, capellán de Dragones, apenas oyó la voz de rendirse, dijo: « Yo no sucumbo a iniquidades, si hay quien me siga, hágalo, y se retiro, seguido de un sargento y siete dragones y un tambor; hizo batir marcha, la que verificó alcanzando los caudales, que se habían salvado, apresurándolos para que no fuesen alcanzados del infame Caravajal, que por orden de sus nuevos amos los perseguía.
y si en decires del humano idioma yo pretendiera bosquejar sus almas, tal vez oyeras con atento oído rumor de abismos y batir de alas; pero la vida de los dos es corta para que yo, con ruidos de palabras, cantar pudiese el colosal poema, maridaje de luz y sombras trágicas, y tú sentirlo en sus negruras hondas, y tú sentirlo en sus altezas diáfanas.
Espero que ahora se pueda producir la salida de Allende. Leigh: -Van los helicópteros más a batir estos edificios. Yo voy a mandar de todas maneras el helicóptero presidencial de inmediato a la Escuela Militar.
¡No; el valor de la raza sorprendente fulmina, y es cuando surge su alma gigante de Cahuide que, cual furioso monstruo, sin piedad extermina! Se siente batir de alas; el cóndor está herido...
La atraía el arrabal moruno, el batir de los tamboriles durante las noches de esponsales y la tristeza de la vida de todos aquellos esclavos, mientras que ella no era una esclava, sino que estaba libre, definitivamente libre...
Y sin esperar a que nadie le contestara, comenzó a batir con la yema de los dedos y los nudillos, alternativamente, el fondo de un tambor que en forma de florero soportaba bajo el sobaco.