beatitud


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con beatitud: beato
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para beatitud

Sinónimos para beatitud

Ejemplos ?
El padre Oroz, (jue había pasado su juventud entera con- sagrado al estudio, qiie se había captado el respeto del pueblo, que en distintas ocasiones había sido elevado al primer rango de la comunidad franciscana, sacrificó en un instante su pasado de ascetismo y beatitud, manchándose con el crimen.
Los fumadores, generalmente, habían almorzado con el dueño de la casa, y una beatitud de buena digestión, de excelentes y bien condimentados manjares, regados por vinos de exquisita calidad y nobleza, completaba el goce más espiritual del habano, y el bienestar de reclinarse en tales sillones -¡oh la superioridad anglosajona!- adaptados al cuerpo como guantes.
Aquella mujer suya se le había hecho indispensable por el arte con que le mullía y suavizaba la existencia, rodeándola de dulces facilidades, menudas, insignificantes cada una separadamente, pero que reunidas componían la beatitud.
Creo estar en un sueño de felicidad, bailo otro vals con la mayor de las Larkins -¡dice que bailo tan bien!- y vuelvo a casa en un estado de beatitud indescriptible.
¿A qué benevolente demonio debo el hallarme así, rodeado de misterio, de silencio, de paz y de perfumes? ¡Oh beatitud! Lo que acostumbramos a llamar vida, aun en su expansión más dichosa, no tiene nada en común con esta vida suprema que ahora conozco y que saboreo minuto a minuto, segundo a segundo.
Creo, pues, que su preeminencia real le corresponde a la teología sólo en el segundo sentido, esto es, por causa de la sublimidad de su objeto y de la excelencia de sus enseñanzas acerca de las revelaciones divinas, de las cuales no presentan conclusiones que atañen esencialmente a la adquisición de la beatitud eterna, conclusiones que los hombres no pueden adquirir ni comprender por otros medios.
Si, asentado eso, la teología, ocupada en las más excelsas contemplaciones divinas, ocupa el trono real entre las ciencias por razón de ésta su dignidad, no le está bien rebajarse hasta las humildes especulaciones de las ciencias inferiores, y no debe ocuparse de ellas porque no tocan a la beatitud.
La abrumaba un inmenso desfallecimiento, la tentación de arrojarse al suelo y dormir. Durmiendo, creía que iba a remediarse todo su padecer; que entraría en un estado de beatitud.
He mandado también a mi querido hijo Eugenio, diácono, que se hiciese Misa común para la misma solemnidad, creyendo lo hará como si yo lo hieciese; pues éste de quien me sirvo en todos mis consejos y determinaciones, hará mi oficio en honor de aquel varón beatísimo; considerando juntamente que debe disfrutar también del premio de estas cosas quien me acompaña en todas las demás. La gracia de Cristo se digne guardar incólume a vuestra beatitud, y se acuerde de mí.
Espejismo encastillado al servicio de la afrenta, porque en verdad os digo, que fueron hombres -descomunales hombres- sudorosos y hormonales como aquél que protesta por la calle y desgañita furias sudorosas o se sube a un estrado virulento defendiendo infortunados o cava su tumba en cualquier fábrica sin más esperanza que calmar la maquinaria del dinero o rueda los arados con su cónyuge -beatitud de ingenuidades- y se acuesta en su misérrimo colchón de sexo sin saber para qué tantas pulsiones.
Al pie del árbol de seducción y delito corría un arroyo más fresco que la boca de una virgen, y al margen del arroyo, sobre un pedrusco tapizado de musgo, estaba sentado un hombre, cuyo rostro expresaba misteriosa beatitud.
Despedazábanse en los corros enormes sandías; hundíanse las botas en tajadas como medias lunas; pringábanse las caras con el rojo zumo; extendíanse los arrugados moqueros bajo la barba para no mancharse, y, al fin, la gente, con el vientre hinchado de agua, sumíase en dulce beatitud, escuchando como angélicas melodías los arañazos de los acordeones.