bellaquería


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para bellaquería

malicia

Sinónimos

Antónimos

Sinónimos para bellaquería

bellacada

Sinónimos

Ejemplos ?
La extranjera -lo era de fijo, por el acento y la exageración de la espléndida indumentaria- tenía un rostro picante, sin belleza, pero lleno de bellaquería; el pelo casi rojo, y las mejillas como esmaltadas a fuerza de pintura.
Alfonso el Sabio en su Crónica general dió cabida á todos los romances de ciego, que por su tiempo corrían por Castilla, ya que con mejor criterio algunos de ellos no los había trascrito don Rodrigo en su Crónica latina, ¿nos extrañaremos de que el pobre recluso en la torre de San Martín insertara también la bellaquería de la madrastra de D.
Se tacha de utópico lo que es redentor para justificar que se le ataque o se le destruya: todos los que han atentado contra nuestra sabia Constitución se han querido disculpar declarándola irrealizable; hoy mismo, los lacayos de Porfirio Díaz repiten esa necesidad para velar el crimen del tirano, y no recuerdan esos miserables que esa Constitución que llaman tan utópica, tan inadecuada para nuestro pueblo, tan imposible de practicar, fue perfectamente realizable para gobernantes honrados como Juárez y Lerdo de Tejada. Para los malvados, el bien tiene que ser irrealizable; para la bellaquería tiene que ser irrealizable la honradez.
Su excelencia, que a pesar de ser hombre muy beato, como que comulgaba cada ocho días, sentía con frecuencia subírsele la mostaza a las narices, supo un día que el padre Sanabria de los dominicos de Lima, y que era el predicador a la moda, tenía la llaneza y bellaquería de satirizar en el púlpito a los hombres del gobierno, y aun criticaba, sin pararse en repulgos, disposiciones administrativas.
La bellaquería y la credulidad llegaban á tal esceso, que en el año de 388 se vió obligado el mismo Teodosio á hacer una ley prohibiendo trasladar de un lugar á otro los cuerpos enterrados, y separar las reliquias de cada mártir, y traficar con ellas.
Dicen, y es bellaquería, Que hay pocos cogotes salvos Y que, según hay de calvos Que como hay zapatería, Ha de haber cabellería Para poblarlos allí, Mas no ha de salir de aquí.
Luego de la faena científica, la artística. Su gracia en el vender, su bellaquería en el tratar. Sus habilidades para fingir lo blanco negro y el gato liebre, no hallaban par entre chalanes.
-¿A qué no sabe usted -insinuaba Gómez Canido, bajando los ojos, como siempre que iba a soltar una gran bellaquería- quién propala todas esas especies de ofensivas para el decoro de usted y, en general, de nuestra comunión?
Tu madre hizo lo mismo: de muchos vicios se apartó, muchas buenas obras hizo en esta vida, pero al fin murió bruja; y no murió de enfermedad alguna, sino de dolor de que supo que la Camacha, su maestra, de envidia que la tuvo porque se le iba subiendo a las barbas en saber tanto como ella (o por otra pendenzuela de celos, que nunca pude averiguar), estando tu madre preñada y llegándose la hora del parto, fue su comadre la Camacha, la cual recibió en sus manos lo que tu madre parió, y mostróle que había parido dos perritos; y, así como los vio, dijo: '¡Aquí hay maldad, aquí hay bellaquería!'.
Quedóse estupefacto el purpurado porque, a su vista, el suyo viejo y feo era lo mismo que poner al lado del Coloso de Rodas un pigmeo; y mucho más, oyendo que decía el dios: —¡Habrá mayor bellaquería!
Y luego dirán que es bellaquería de poeta aquello que dijo Espronceda de que ::« el nombre es el hombre ::y su primer fatalidad su nombre».
¿Qué son, comparados con este mal, los robos de Mercurio, la lascivia de Venus, los estupros y las torpezas de los demás, que citara tomándolo de los libros si no se cantaran y se representaran diariamente en los teatros? ¿Qué son éstos comparados con la grandeza de tamaña bellaquería, sólo pertenencia de la gran Madre?