bellaquería

(redireccionado de bellaquerías)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para bellaquería

malicia

Sinónimos

Antónimos

Sinónimos para bellaquería

bellacada

Sinónimos

Ejemplos ?
Barbola, la hija de la panadera, la que suele darme tortas con manteca. Porque algunas veces hacemos, yo y ella, las bellaquerías detrás de la puerta.
DOÑA JUSEPA A mi hermana rebuena le pareció; que de todo el sermón que hizo, han sacado mis desvelos que fueron el tema celos, y que dél se satisfizo. POLONIA Es viuda de aquestos días: bien sospechas y bien dices; que aquestas sobrepellices son tapa-bellaquerías.
El fraile, a quien el calorcillo del vino prestaba más locuacidad de la precisa, dio gusto a la lengua, desatándola en bellaquerías que su excelencia tomó por frutos de un ingenio esclarecido.
-Eso es muy insolente cosa oírlo -dijo furioso mi licenciado-, y si le damos licencia a este enredador, dirá otras mil bellaquerías y mucho mal de la justicia porque corrige el mundo y le quita, con su temor y diligencia, las almas que tiene negociadas.
Esperanzada en hallar salud para su hijo; segura de que sus bellaquerías, sus arrumacos, su ciencia pícara lo ganarían la voluntad y el parné de los castellanos.
¿Qué otra cosa nos demuestra el mismo amor y deseo de tantos objetos varios y perjudiciales, y los daños que de ellos dimanan; los cuidados penosos, las turbaciones, tristezas, miedos; los desordenados contentos, las discordias, debates, guerras, asechanzas, enojos, enemistades, engaños, lisonjas, cautelas, robos, traiciones, soberbias, ambiciones, envidias, homicidios, parricidios, crueldades, fierezas, bellaquerías...
-¡ Ah!, no es el crimen, exclamó furioso el padre guardián, lo que me irrita, sino las circunstancias de la cita; pues en un religioso es la mayor de las bellaquerías pedir de esa manera gollerías.
-Entremés -dijo tan presto Diego Moreno-. ¿Yo soy cabrón y otras bellaquerías que compusiste a él semejantes? ¿No hay otros Morenos de quien echar mano?
Mujer tarasca, que delincuente de cara, muy ravesada de Ojos, muy gótica de narices, muy hética de labios, muy penitente de mejillas, muy escura de encías, con dentadura de raja, y frente tan angosta que el cabello sirve de cejas, si retrujere estas bellaquerías vivas en lo discreto, cuando pida se le ha de dar audien~ cia y no joya; tenga cátedra y no amante.
Levantó la voz la que llevaba la espada, y dijo: «Helo aquí, hermana Pauthia, mi querido Endymion, mi bien amado, el que noche y día ha jugado con mi tierna juventud; el que, desdeñando el fuego de mi pasión, no contento todavía con difamarme con sus calumnias, se prepara a huir lejos de mí: ¡tendré que llorar, nueva Calypso, en eterna viudez, la partida y las bellaquerías de este nuevo Ulises!» »Extendiendo luego la diestra para señalarme a su hermana Panthia: «Y este caritativo consejero, este Aristómenes, que ha propuesto la huida, que está ahora a dos dedos de la muerte, tendido en tierra, mirándonos, ¿se figura que me habrá podido ofender impunemente?
¿Qué pensaban de la paz que se avecinaba el huérfano refugiado, el sacristán que escondió en la buhardilla miedos y bellaquerías, el enterrador del pueblo, la perseguida señora de orden que mataba el hambre y el pánico confeccionando su lista negra particular?
Mientras todo esto sucede, Roger que ha confesado su misión a Don Alonso, va despojando a cuanto mujer encuentra a su paso de las medallas que lleven colgando para ver si es la mujer a la que está buscando siendo en ocasiones sometido a situaciones divertidas como ser regañado por el sacerdote siempre que comete sus bellaquerías y obligarlo a confesarse.
Al terminar su mandato, y en vista de que en el momento no se podía optar por la reelección, Memo, el compañero de Carlos, inicia campaña para la Alcaldía, pero honesto como es y fiel a sus principios, no promete nada en la campaña, en la cual pretende salir avante mostrando las obras hechas y no prometiendo bellaquerías.