belleza

(redireccionado de bellezas)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para belleza

hermosura

Sinónimos para belleza

beldad

Sinónimos

Ejemplos ?
El Amor y la Muerte aparecían en este ambiente ridículos y miserables, como esas bellezas delicadas que abandonan 1 dulce penumbra de los salones y se muestran al aire libre, bajo la cruda luz del sol.
Si dices la verdad, Ion; si es al arte y a la ciencia a lo que debes tu buena inteligencia de Homero, entonces obras mal conmigo, porque después de haberte alabado por las bellezas que sabes de Homero y haberme prometido que me harías partícipe de ellas, veo ahora que me engañas, porque no sólo no me haces partícipe, sino que tampoco quieres decirme cuáles son esos conocimientos en que sobresales, por más que te he apurado; y, semejante a Proteo, giras en todos sentidos, tomas toda clase de formas, y para librarte de mí, concluyes por trasformarte en general, para que yo no pueda ver a qué punto llega tu habilidad en la inteligencia de Homero.
Por ello, es fácil advertir que la delicadeza es un don de la naturaleza y no una conquista del arte. A medida que se tenga más espíritu, se hallarán más bellezas originales.
Habríamos querido corregir también frases, giros poéticos, faltas gramaticales, y aun eliminar algo; pero, aparte el temor de que un zoilo nos niegue competencia, hemos pensado que á un poeta debe juzgársele con sus bellezas y defectos, tal co- mo Dios lo hizo, y que hay mucho de pretencioso y algo de profanación, en enmendar la plana al que escribió para otro siglo y para sociedad distinta.
¡Decidnos, célebre Arouet, cuántas veces habéis sacrificado bellezas varoniles y fuertes a nuestra falsa delicadeza, y cuántas el espíritu de galantería, tan fértil en pequeñeces, os ha proporcionado grandes!
Con estas brillantes virtudes, se puso al servicio de su hidalga Ciudad de Pinas, incorporándose a la plenitud de una vida experimentada, serena, de intensa lucha cotidiana; de esfuerzo inteligente por superarse y de que su cuna natal no sea solamente la ciudad risueña, enjoyada de bellezas paisajistas y atractiva por su cordialidad, sino la comercial activa y que avance hacia el proceso de su industrialización.
La influencia del ejemplo de éstos, como ha sucedido siempre, arrastró la opinión general, y no hubo noble que no quisiese imitar al monarca en el disputar los premios que la hermosura adjudicaba por su mano al valor, o tal vez a las fuerzas de flaqueza que sabía sacar el amor propio aun del corazón de los más tímidos que querían aspirar al de las bellezas de aquellos tiempos.
Si refundir es hacer bajar y subir los telones en otros pasajes de la acción diversos de aquellos en que Moreto creyó subdividir su intriga; si consiste en añadir algunas trivialidades a las que desgraciadamente puede encerrar el original, haciendo desaparecer de paso algunas de sus bellezas...
Pues todo lo que has oído es nada, comparado a lo que te pudiera contar de lo que noté, averigüé y vi desta gente: su proceder, su vida, sus costumbres, sus ejercicios, su trabajo, su ociosidad, su ignorancia y su agudeza, con otras infinitas cosas: unas para decirse al oído y otras para aclamallas en público, y todas para hacer memoria dellas y para desengaño de muchos que idolatran en figuras fingidas y en bellezas de artificio y de transformación.
Luzán, Montiano, Iriarte abrieron el camino; vino después el autor de la Comedia nueva, y nuestro drama antiguo, lleno de bellezas, se desplomó en la ruina del género, que entonces no se llamaba romántico todavía, pero que no por eso dejaba de serlo.
Yo amo esos caracteres que se complacen en alentar con el elogio, y detesto la crítica malévola ó intran- sigente que, desdeñando las bellezas, goza en rebuscar tunarles y aquilatar defectos, rebajando siempre la talla del escritor novel.
DON JUAN Amante, pues, de sus luces, a la continua porfía de mis quejas, al anhelo de mis suspiros, propicia vine a tener su deidad: ¡Oh cuánto el ruego conquista! No digo bien, la fortuna; que en bellezas peregrinas, para conseguir favores, no hay méritos, sino dichas.