bendecir

(redireccionado de bendecían)
También se encuentra en: Diccionario.
Ejemplos ?
Reyes, príncipes y toda la multitud de la comitiva, entonando un canto, empezaron a bailar y, a plena voz, con alegría, con reconocimiento, con corazón jubiloso, bendecían y alababan a Dios, por haberlos considerado dignos de llegar a tiempo a Bethlehem, para contemplar la gloria del gran día, ilustrado por el misterio que ante ellos se mostraba.
Era como una manera de honrar a los dioses. Antes de iniciar la danza se bendecían los cuatro puntos cardinales. Debido a la religiosidad del momento, aquel que no hacía correctamente las cosas era castigado.
También recogían antiguamente las ofrendas de los fieles que se bendecían durante la misa y acabada ésta se entregaban a los diáconos y presbíteros para su distribución.
Una vez allí, en breve ceremonia era bañada en las aguas de la fuente para su bendición y, a continuación, se introducía en cada una de las numerosas vasijas que las mujeres del pueblo habían colocado sobre el altar con el deseo de obtener y guardar el agua bendita de este modo. Más tarde se bendecían los campos y se oficiaba la Misa Mayor, trasladándose después la Santa Cruz de nuevo a su antigua casa.
Los taxistas de Brabante hacían un peregrinaje anual a Anderlecht hasta el principio de la Primera Guerra Mundial en 1914. Ellos y sus caballos dirigían la procesión seguida por granjeros, por los solteros, donde se bendecían los animales.
La difusión de su culto se atribuye a Isidoro de Sevilla, obispo de Sevilla entre el 600 y el 636. Las ofrendas en las iglesias se bendecían en un acto solemne.
Ello formaba la parte central del festival de la salida de Min, durante el cual se bendecían los cultivos y se celebraban juegos gimnásticos en su honor.;Referencias digitales
El término vecino de Diosleguarde, dicen, tiene el mismo origen, pues antes de cruzar por el bosque los vecinos bendecían al viajero intrépido.
Fue construida en el siglo XVIII para honrar a la patrona de los labradores. En este lugar, cada mes de mayo, se bendecían los campos para protegerlos de las tempestades, los rayos y el fuego.
La celebración en Esposa (no en el resto del valle) comenzaba con la hoguera de la noche anterior, en la que todo vecino quemaba sus malos recuerdos. Al día siguiente en el rito religioso se bendecían unas tortas, llamadas "de caridad" que se compraban en la panadería de Aísa.
Sin embargo, al consolidarse el matrimonio religioso, quedaba claro que el derecho canónico estaba por encima de cualquier uso o fuero ancestral y que, si Dios y la Iglesia bendecían la unión, sobraba la intervención de la nobleza; por eso que el ritual —sea cual sea su nombre— comenzó a ser visto como otro más de los Malos usos señoriales.
Se realizaba una Misa en la iglesia de San Bartolomé, luego se bendecían a los animales en la plaza de dicha iglesia y se efectuaba la carrera de San Antón, en la cual participaban caballos, mulas y burros.