bienandanza


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para bienandanza

Sinónimos para bienandanza

Ejemplos ?
No obstante Constituciones y Ordenaciones Apostólicas y todo lo que fuere concedido en Letras dadas después y cuales quiera otras en contrario, confiando en el Señor, de quien proceden todos los bienes, Imperios y Dominios, que dirigiendo El vuestros actos, si proseguís esa santa y laudable empresa en breve vuestros trabajos y solicitudes conseguirán feliz éxito con bienandanza y gloria del nombre cristiano.
Sobre la sierra, y van los postillones Cantando bienandanza o desamor, Súbita surge la lección esbelta Y firme de tus torres, y saludo Desde lejos tu altar.
Y absorto en sus ideas de esperanza, y seguro en la fe de su destino, de un porvenir de amor y bienandanza seguía, sin pensar en su camino, a pasos avanzando desiguales, ya rápidos, ya lentos, que ciertas daban, a mi ver, señales de su desigualdad de pensamientos.
Había tomado gusto al poder, usábalo sin fiscalización ni restricciones y se lo pasaba discurriendo proyectos y planes de bienandanza y prosperidad general.
Bajando estoy el valle de la vida, y todavía se fijan mis pensamientos en aquellas calles estrechas, sombrías y silenciosas, donde respiraba el aire perfumado que venía como revoloteando de las vecinas espesuras, donde los pasos retumbaban en los limpios portales de las casas, donde todo respiraba contentamiento y bienandanza, modesto bienestar ensanchado por la alegría y por la mesura de los deseos, honrada mediocridad que no se atraía el respeto por la opulencia ni por el poder, sino por el pundonor heredado.
Volvióse pálida entonces, y en su lozana mejilla triste una lágrima brilla de agudo e intenso dolor. Y un ¡ay!, de acerba congoja, cual del que en su bienandanza pierde toda la esperanza, mezcló del viento al rumor.
Sí, ruega siempre a la inmortal clemencia por esta tu primera patria triste, en donde con heroica penitencia esa segunda patria mereciste: ella que tu memoria reverencia, aunque de tu alto ejemplo tanto diste, en tus plegarias cifra la esperanza de presente y futura bienandanza.
Déjame que coma a saciedad.» En ese tránsito que duró veinte días, los chicuelos de Pareduelas-Albas, experimentaron, primeramente, la impresión de la bienandanza.
No pensaban sino en cultivar los viñedos y hacerse todo el bien posible los unos a los otros. Rebosaban, en fin, tanta ventura y bienandanza, que daban dentera a las comarcas vecinas.
Y viendo al fin reducidas sus esperanzas en nada, viendo en el viento esparcidas, las ilusiones perdidas, su bienandanza frustrada; mirando al bien que se aleja con su fugitivo encanto, dijo en tristísima queja: «¿Por qué tan sola me deja, cuando yo le amaba tanto?
ti mi canto ahora, arco inmenso de paz, ansioso grita el ala voladora: del palacio de Dios, la fantasía te finge la magnífica portada, de perlas fabricada y de varia chispeante pedrería: por ella a socorrer del afligido el humilde gemido al suelo baja celestial querube; y abre a los cielos venturosa entrada al alma justa que, de Dios llamada, a la perenne bienandanza sube.
Las actas populares proclamaban la candidatura del general Belzu, y este nombre de mágica influencia en las muchedumbres, despertaba, de un confín a otro de la república, ideas de prosperidad y bienandanza, olvidadas hacía largo tiempo.