bondadoso

(redireccionado de bondadosa)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para bondadoso

Sinónimos para bondadoso

bueno

Sinónimos

Ejemplos ?
La bondadosa Lucía comprendió entonces a su pesar la infortunada pasión que había tenido la desgracia de inspirar al cacique, y este triste descubrimiento llenó su corazón del más acervo pesar, pues que estas palabras dichas con tanta resolución y firmeza, demostraban tal vez una determinación tomada después de largos combates y deliberaciones.
A lo cual, el mancebo respondió con vigor: -Margot, que aunque no es tan bonita como tú, posee una belleza íntima superior a ti. Sé que es una rareza a tu lado, pero la prefiero por bondadosa, amable, sencilla y amorosa.
A mí me parece que todas las cosas tienen su lado bueno, ¿no? -Siempre ha sido así la señora, muy bondadosa, muy indulgente -observó la duquesa-.
En las madrugadas está incansable la voz de la campana, esprimida en todos los corazones católicos como jugo de fruta madurada en el silencio y en la paz de las alboradas; en las tardes la luz de la alegría, reflejándose en los semblantes; en las noches, la actitud bondadosa para el hospedaje al visitante, y al amanecer de cada día, desfila una colmena humana que solamente enseña ejemplos, con labios frescos de afecto y corazones piadosos, acercándose a su Templo para la comunión con Dios.
Y como al fin la señora de IXTLILXOCHITL, la también bondadosa y bella, MATLALCIHUATZIN, la reverenda señora que usa una red, había tenido un niño, el peligro aumentaba.
Una distinguida señora me escribe sobre ello una carta invitándome a aconsejar el olvido de esa nueva costumbre. Queda complacida mi bondadosa comunicante.
La tierra bondadosa de Dios es más generosa que lo que los hombres imaginan; la rosa roja florecería más roja y más blanca la blanca.
Sólo la Reina de los cielos, suavemente iluminada por una lámpara de oro, parecía sonreír tranquila, bondadosa y serena en medio de tanto horror.
Mientras esto decía el montero, Constanza, que así se llamaba la hermosa hija de don Dionís, se había aproximado al grupo de los cazadores, y como demostrase su curiosidad por conocer la extraordinaria historia de Esteban, uno de éstos se adelantó hasta el sitio en donde el zagal daba de beber a su ganado, y le condujo a presencia de su señor que, para disipar la turbación y el visible encogimientos del pobre mozo, se apresuró a saludarle por su nombre, acompañando el saludo con una bondadosa sonrisa.
Yo me acuerdo, pobrecito, como si lo estuviera viendo, me acuerdo de la cara de maese Pérez cuando, en semejante noche como ésta, bajaba de la tribuna, después de haber suspendido al auditorio con sus primores... ¡Qué sonrisa tan bondadosa, qué color tan animado!...
Mandó venir al buen pescador, al que hizo jefe del Ministerio de la Pesca; a la fiel y bondadosa ama se la jubiló, se la sentó en un sillón de muelles, con un rosario en una mano y un abanico en la otra, y se la nombró «Duquesa de la Huelga».
¿Cómo ha de consentir la revolución cubana que España conceda como dueña derechos que tanta sangre y tanto duelo ha costado a Cuba defender?–España expía ahora terriblemente sus pecados coloniales, que en tal extremo la ponen que no tiene ya derecho a remediarlos. –La ley de sus errores la condena a no aparecer bondadosa.