Ejemplos ?
En la Ciudad de Santiago de Guayaquil, en siete días del mes de Enero de mil y seiscientos y treinta y siete años, se juntaron a Cabildo los Señores Justicia y Regimiento de esta Ciudad, como lo han de costumbre, es a saber: el Maes(tr)e de Campo Baltazar Malo de Molina, Corregidor y Justicia Mayor de esta Ciudad; y Francisco Díaz Bravo...
Grifón, que al lado estaba, con denuedo de obra y voz lo instó a que viniese contra un bravo rival que a él se aproxima como el perro del lobo se echa encima; que lo persigue a diez pasos o veinte.
Joan Pérez de Vargas. Don Antonio de Castro y Guzmán. Francisco Díaz Bravo. Sebastián Rodríguez. Ante mí, Lorenzo Bances Leon, Escribano de Cabildo.
Con lo cual se acabo este Cabildo y lo firmaron todos los capitulares que se hallaron. Baltazar Malo de Molina. Don Diego de Castro y Guzmán. Francisco Díaz Bravo. Toribio de Castro. Don Antonio de Castro y Guzmán.
Cabildo del 3 de Julio de 1641.- En la Ciudad de Santiago de Guayaquil, en tres días del mes de Julio de mil y seiscientos y cuarenta y aun años, se juntaron a Cabildo, como lo han de uso y costumbre, los Capitulares de él, es a saber: el Maestre de Campo Don Joan de Hinojoza y Chávez, Caballero de la Orden de Santiago, Corregidor de ella; y Francisco Gutiérrez y Francisco Díaz Bravo...
Cabildo del 4 de Agosto de 1634.- En la Ciudad de Santiago de Guayaquil en cuatro días del mes de Agosto de mil y seiscientos y treinta y cuatro años los Señores Cabildo, Justicia y Regimiento de esta dicha Ciudad se juntaron, como lo han de uso y costumbre, en las casas del capitán Pedro Alfonso Cascos, Teniente General de Corregidor para hacer el dicho Cabildo, es a saber; el Capitán Pedro Alfonso Cascos, Teniente de Corregidor; el Alférez Alonso de Vargas y Francisco Vera de Ribera, Alcaldes Ordinarios; Maestre de Campo, Toribio de Castro y Guzmán, Alférez Real; Diego Navarrete del Castillo, Depositario General; Benito Díaz Bravo...
- El Capitán Don Antonio Castro mandó (…) (3) - El Capitán Don Joan de Vargas mandó (…) (3) 8 – Esteban Lozano, Regidor, un moreno por ocho días por la primera vez para derribar dicho manglar; - Antonio Sánchez, Regidor, un moreno por una semana, por la primera vez; - Benito Díaz Bravo mandó (…) (3) - Francisco Díaz Bravo, Regidor mandó (…) (3) - Don Nicolás de Herrera, Regidor (…) (3) 6 – El Contador Juan de Ayala mandó un negro por una semana, por primera vez.
Y el Fiel Ejecutor, presentó una memoria de los gastos que se hicieron en la Carnicería, y se le cometió a Francisco Díaz Bravo, Alcalde Ordinario y el Capitán Diego Navarrete, para que, vista y ajustado lo que se ha dado a cuenta, se traiga con el ajustamiento a este Cabildo para que la vea.
Muchos hombres he conocido ya en el mundo; alguno que otro me ha solicitado; de ninguno me he prendado todavía... Pero si yo hubiera de enamorarme con el tiempo, sería de algun indio bravo por el estilo de usted.
Unas veces emitían articulaciones como para entenderse con dioses, otras un sonido con la fuerza de un toro de potente mugido, bravo e indómito, otras de un león de salvaje furia, otras igual que los cachorros, maravilla oírlo, y otras silbaba y le hacían eco las altas montañas.
Fue sin duda el discurso más largo de cuantos el bravo militar habla pronunciado en toda su vida; luego volvió a reconcentrarse y adoptó un aire de gran dignidad.
Vosotros, hijos de la Revolución, venís a sacar a España de su tradicional abatimiento, a despreocuparla, a disipar las tinieblas religiosas, a mejorar sus anticuadas costumbres, a enseñarnos esas utilísimas e inconcusas «verdades de que no hay Dios, de que no hay otra vida, de que la penitencia, el ayuno, la castidad y demás virtudes católicas son quijotescas locuras, impropias de un pueblo civilizado, y de que Napoleón es el verdadero Mesías, el redentor de los pueblos, el amigo de la especie humana....» ¡Señores! ¡Viva el Emperador cuanto yo deseo que viva! - ¡Bravo, vítor! -exclamaron los hombres del 2 de Mayo.