brillar

(redireccionado de brilló)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para brillar

Sinónimos para brillar

Ejemplos ?
Este descubrimiento no dejaba de inquietarla algo, sobre todo teniendo en cuenta las ruidosas carcajadas que la noche anterior había creído percibir a lo lejos y en uno de los ángulos de la plaza, cuando cerraba el balcón y despedía a su amante; pero al mirar aparecer entre las filas de los combatientes, que pasaban por debajo del estrado lanzando chispas de fuego de sus brillantes armaduras y envueltos en una nube de polvo los pendones reunidos de las casas de Carrillo y Sandoval; al ver la significativa sonrisa que la saludar a la reina le dirigieron los dos antiguos rivales, que cabalgaban juntos, todo lo adivinó, y la púrpura de la vergüenza enrojeció su frente y brilló en sus ojos una lágrima de despecho.
Las figuras simbólicas, y los quipos de los mexicanos (cuyo imperio se alzaba en medio de la América; para difundir por toda ella sus luces, como desde un centro) prueban que el desarrollo intelectual no contaba en aquella región los largos siglos que en el viejo mundo, desde la época inmemorial en que brilló la luz de la razón en el Oriente: y a pesar de esto ¿qué les faltaba para constituir un pueblo civilizado?
Su rostro reflejó vago inefable bienestar; sus facciones fueron serenándose, y algo ultraterreno brilló en su semblante, que iba adquiriendo aspecto de estatua yacente; fue a besar el escapulario, y sus brazos se negaron a acatar los imperativos de su voluntad; sus ojos, sus grandes ojos, parecían mirar algo sólo visible para ella, y de pronto, una sonrisa iluminó como un rayo de sol sus labios, que musitaron suaves y acariciadores.
¡Ay si, de quien no tiene Ni amigos ni consejos Y el plazo de sus dias Determinado está! Brilló la fatal aurora Limpia, apacible y serena, Porque las penas del hombre A los astros no interesan.
Los brazos tiende en la sombra, y se avanza a la ventura, mas nadie se arroja en ellos, nadie le responde nunca. Brilló un relámpago acaso, y a su rápida y sulfúrea llamarada, hirió un objeto sus ojos, que el llanto anubla.
«¡Dios mío!», exclamó Genaro con la cabeza abrazándose de su hermosa Valentina que el juez le puso delante: «¡Dios mío!», exclamó, y con ella segunda vez desplomándose, quedó al pie sin movimiento del destroncado cadáver. Brilló una sonrisa horrible, aunque imperceptible casi, sobre los trémulos labios del tutor, y señalándole dijo: «Del crimen, señores, las pruebas están palpables: horrorízale esa muerte, pues la conoce, la sabe.» --- ¡Tal es la justicia humana, los juicios del hombre tales!
Brotó en su labio celestial sonrisa, la lumbre del placer brilló en sus ojos, y ante el único Dios, sumo e inmenso, de quien la gloria y majestad divisa tras el azul extenso, postróse humilde y le adoró de hinojos.
La calle estaba solitaria; la luz de los reverberos refractaba, pálida y triste, en los charcos formados por la lluvia en el desigual empedrado; brilló en el extremo de la calle el farol del sereno, y su silbato dejó oír un a modo de silbido estridente y lastimero, y la campana de la vieja iglesia parroquial dejó oír su ronco tañido.
Ante la aquiescencia del viejo, en cuyo rostro enjuto y mate brilló un momento quimérica esperanza, Javier, arrodillándose, desató las vendas y palpó, con cuidado infinito, la carne amoratada y blanducha, los huesos quebrados, reconociendo las fracturas, insoldables.
Un rayo de esperanza brilló en las amortiguadas facciones del salvaje; su mirada fija y penetrante se dilató en los ojos aterciopelados de la cristiana.
Al borde de la tumba cantaron un último salmo, que sonó armoniosamente; las lágrimas asomaron a los ojos del muchacho; rompió a llorar, y el llanto fue un sedante para su dolor. Brilló el sol, espléndido, por encima de los verdes árboles; parecía decirle: «No estés triste, Juan; ¡mira qué hermoso y azul es el cielo!.
Brotó en sus labios celestial sonrisa y la luz del placer brilló en sus ojos, y ante el único Dios sumo e inmenso de quien la gloria y majestad divisa, tras el azul extenso postróse humilde y le adoró de hinojos.