Ejemplos ?
Clavóle los acicates en los ijares al bicho, arreglóse el calañés, escupió por el colmillo, y, entonando una rondeña, partió a galope tendido. -«Mucha bulla, pocas nueces; mucha paja, poco trigo.» -murmuró desde la puerta del ventorro el tío Perico.
La estampida hacia la estación del ferrocarril fue tremenda y la situación y el espectáculo desagradables, pues todas las mujeres lloraban y aullaban de una manera espantosa, mientras a la bulla general se mezclaba al rugido del cañón que cada minuto se iba poniendo más fuerte y cercano.
Mariano José de Larra». Esto vale algo más que los chasquidos y látigos de un Correo, aunque mete menos bulla. EL DUENDE.- Efectivamente, yo creía que era algo; pero ya veo, amigo, que la oda maldita en tan poco tiempo se nos ha echado a perder; no podré decir que no pasan días por ella; si se repuntaran las odas como el vino y si se pasaran como el pescado...
Al principio no somos muchos, apenas unos cuantos andamos de un lado a otro, hablando y escuchando a otras personas como nosotros. Eso hicimos muchos años y lo hicimos en secreto, o sea sin hacer bulla.
TODOS ¡Forzada de la honra, a remar, a remar! (Éntranla con bulla, y sale un hombre.) HOMBRE 1 Yo soy un hombre de bien y que no puedo faltar jamás a mi obligación.
Parece un absurdo, pero es la verdad que estos establecimientos sólo están apetecibles cuando reinan en ellos el desorden, el calor, la bulla y todo género de incomodidades; es decir, cuando debiéramos huir de ellos.
Otras veces, sin embargo, animaban aquella melancolía las barbianas que venían metiendo bulla de reíres y decires, a alquilar no sólo mantones, sino caretas de seda, abanicos pericones y peinetas de carey.
-Pues por eso me choca verlo asina. Tal vez es que tiene mucha de la fatiga con toíta la bulla que han hecho hoy esos muchachos. Voy a trele la comidita.
En cuanto le soplaba una buena racha, ¡viva la alegría!, a meterse en poblado, a gastarse el parné en bateas de cañas y en puros de anilla, a dar más bulla que unas carnestolendas y más ruido que un tren.
Éstos acuden a los garitos, llevan los tahúres, al que les hace mejor acogida, siéntanse en buen lugar; si entra algún adinerado y concidánle con él con mucho agrado, y en la primera suerte le da una presa en pago. Son jugadores y cuando hay mucha bulla quitan el dinero y aplican para sí lo mostrenco.
Me parece bien, y el único a propósito para llenar los fines que se ha propuesto el Gobierno, el medio que se ha propuesto usted para la recluta –tomar informes previamente de los que tengan los requisitos prevenidos- formar su lista y enseguida mandar por ellos, sin bulla que alborote a los demás.
El Andaluz se hace almiba por agradar a Isidora, que es muchacha seguidora y nunca se muestra esquiva. Así es que a la despedida la acompaña una patrulla, marchando sir, hacer bulla come gente dolorida.