Ejemplos ?
La beca que había ganado desde Villahermosa para estudiar en la Escuela Nacional de Maestros durante un año, debía ser un estímulo para su superación y si con frecuencia se encontraba triste y se sentía sola en medio del bullicio espectral y monstruoso de la urbe, la esperanza de los suyos y de su ideal, le hacían reincorporarse a sus anhelos.
Cuando los habitantes de esas regiones se enteraron de aquello, llevados por el bullicio de las notas rítmicas que brotaban por cualquier lado, comenzaron a danzar y a danzar y a danzar; horas y horas, sin cansancio, sin fatiga.
Vieron todo el frente de la casa iluminado y oyeron gaitas y violines, y había tanto baile y bullicio dentro como solía haber en la casa de Sir Robert en Navidades y en otras grandes ocasiones.
Baste decir que comenzó a notarse tal bullicio en el templo, que el asistente se puso en pie y los alguaciles entraron a imponer silencio confundiéndose entre las apiadas olas de la multitud.
Durante una o dos horas, en las calles inmediatas a estos puntos reinó un bullicio, una animación y un movimiento indescriptibles.
He resuelto mirar bien, y he sentido aún la risa; no han muerto las esperanzas, ha retornado la algarabía. Y ha dejado de estar, o, era yo quien no oía; pues el bullicio ha vuelto, no siendo una calle vacía.
Y mientras que huyo el riesgo a su ejercicio, viva en la corte el que aguantarle sabe, y el que de embrollos gusta y de bullicio, viva en la corte, y que la corte alabe.
No las he visto, porque tú me rodeas de esplendor y alegría y a mi alrededor se alza el bullicio de las risas y las canciones, pero yo adivino que lo habitual por ahí fuera será la desgracia, y que yo podría mitigarla quizás acercándome a ella.
Al morir, poco después, su madre, se hicieron tristes vaticinios respecto a la niña; o moriría también, o su destino sería el convento. Se crió, no obstante, normalmente, aunque un poco reconcentrada de carácter y enemiga de bullicio y diversiones.
Ahora de aquella edad El recuerdo apensas resta Como quendan de una fiesta Los misteriosos sonidos Que retienen los oidos Del bullicio de la orquesta.
Entonces, aprovechando el bullicio de la partida de los invitados, Eugenia podría entrar fácilmente en el coche sin que nadie lo notara.
Podemos decir, que el Colegio "Trece de Mayo", incrustado en lo que ayer fue solamente bullicio de máquinas que trabajaban a porfía...