burlar

(redireccionado de burles)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con burles: burlesco
  • all
  • verbo
  • pronominal

Sinónimos para burlar

chasquear

Sinónimos

reírse

Sinónimos

Sinónimos para burlar

Ejemplos ?
Jumera segura... tristona como todas tus cosas. -No te burles, libertino. La mayor nació... sí, justo; va para veintiocho, y la pobre, con aquellos nervios y aquellos ataques, y aquel afán de apretarse el talle...
Los héroes son dos: un joven estudiante, risueño y sentimental al mismo tiempo, y una niña de ojos grandes, garzos y hechiceros que... -Sofía, Sofía -prorrumpió Sara tapándole la boca con las manos-, no te burles de mí.
Permíteme, dueño mío, se logre el venturoso efecto de lo que te suplico, y que yo en este triste fuerte en tu nombre me quede, y tú en el mío por este postigo burles los intentos terribles de Nise y de nuestros poderosos opositores.
quererte para novio, que como primo sí te querrá. -¡No te burles! -Bueno, pues porque no quiere quererte para novio, o más claro, para marido, ¿tiene que estar enamorada de otro?
¿tienes que hacer? repitió riéndose la hermana mayor. -Si, y no te burles. -¡Famosas ocupaciones serán las tuyas! -Si me atreviera te las diría.
He aquí, Eryximacos, mi discurso en elogio del amor; es diferente del tuyo, pero vuelvo a conjurarte una vez más a que no te burles de él y así podremos escuchar los otros, mejor dicho, los dos otros, porque solamente faltan por hablar Sócrates y Agatón».
¡Primo! ¡Qué gracia! -No te burles así. -Si es que no puedo... -Y él sospecha más, y es que se empeña en creer que puesto que no quieres quererle a él, estás en secreto enamorada de otro...
-No te burles, hija mía -me contestó con seriedad-: el veneno que puede contener ese papel es más horrible que todos los que han inventado los hombres.
Así, Fabio, me enseña descubierta su esencia la verdad, y mi albedrío con ella se compone y se concierta. No te burles de ver cuánto confío, ni al arte de decir, vana y pomposa, el ardor atribuyas de este brío.
que no existo. –¡Qué felicidad! –No te burles, Víctor. –Y ¿por qué no me he de burlar? Tú, querido experimentador, la quisiste tomar de rana, y es ella la que te ha tomado de rana a ti.