burlón

(redireccionado de burlonas)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo
  • adjetivo

Sinónimos para burlón

Sinónimos para burlón

burlesco

Sinónimos

Ejemplos ?
Cuando al siguiente lunes regresaba al taller para otra semana de lo mismo, nuevamente escuchaba esas pláticas burlonas, insinuantes, provocativas...
2 Harto el corazón de tanta entrega se cancela su servicio mensajero y mi cuerpo cotidiano lo clausura en las risas burlonas del silencio para encerrarlo en bodegas de películas veladas por los ciegos.
Pellejo de Asno fue a cambiarse de vestido, y cuando volvió a comparecer ante la corte, las burlonas risas se trocaron en exclamaciones de admiración, porque nadie recordaba haber visto belleza semejante, realzada por unos ojos azules, rasgados y de mirada dulce, pero llena de majestad.
Debo decirte lo que me ha sucedido. Debo hacerlo, es preciso, pero solo con pensarlo oigo a mi alrededor risas burlonas. ¡Ay, querido Lotario, cómo hacer para intentar solamente que comprendas que lo que me sucedió hace unos días ha podido turbar mi vida de una forma terrible!
Semejaban casas abandonadas y en ruinas, como si hubieran sido víctimas de un tremendo incendio que las hubiera dejado carbonizadas. Entre la penumbra emergieron, de cuando en cuando, algunas risillas agudas y burlonas.
Encabezábala un soldado oscuro, uno de esos generales forjados por el favoritismo de actualidad, y cuyas charreteras arrancan burlonas sonrisas: Melgarejo.
Convengamos en que era durilla la posición del arzobispo, que sin echarse a cuestas lo que él creía un inmenso ridículo, no podía hacer bajar su dosel. Su ilustrísima se sentía tanto más confundido cuanto más altivas y burlonas eran las miradas y sonrisas de los palaciegos.
Tan hombres como todos, pero más hombres que los que se creen muy hombres, tremendos hombres adheridos al azar nunca tramado por ellos, fugitivos de su tiempo, raros odiados amados, acaso diferentes por el cerco donde presos deambulaban sus dialécticas burlonas, sin proponerse más allás que su inmediato acá, trascendieron sus grandezas al revuelo del asombro envueltos en sus halos de Mesías y no vieron las perversas tracaladas que en verdad los elevaron hasta el trono de los sacros.
Doña Isabel quería a su gato cada vez más, y a pesar de las miradas burlonas que se posaban sobre ella cuando la veían guardarse alguna fineza para Florindo, resistía serena y sin turbarse saliendo vencedora en la lucha.
Acá se escuchaba el trino juguetón del pájaro parduzco de largo pico, el CUITLACOCHE; o los arrullos de la HUILOTAS, palomitas graciosas; o las carcajadas burlonas de los guajolotes.
Don Anacleto fingía ser de esa opinión, y cuando completó su docena de hijos, sabía decir a los que lo felicitaban, con ciertas restricciones compasivas o burlonas, que todavía no le bastaban y que más pares de brazos lo mandara Dios, más trabajo podría hacer.
Menudo de cuerpo y de alma, flaquísimo, blando, vacilante, tiritaba siempre bajo su antiguo chaqué sin color y sin forma, famoso en las conversaciones burlonas de los muchachos.