buscar

(redireccionado de buscaban)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para buscar

averiguar

Sinónimos

Sinónimos para buscar

agenciárselas

Sinónimos

Ejemplos ?
Pero el instinto de conservación le hizo incorporarse. Tal vez le buscaban, y estando tendido pasarían cerca de él sin verle. Otra vez a nadar, con el ansia de la desesperación, incorporándose en la cresta de las olas para ver más lejos, yendo tan pronto a un lado como a otro, agitándose siempre en un mismo círculo.
Su felicidad era silenciosa: la llevaban reconcentrada dentro de ellos, sin otra manifestación externa que el dulce fuego de sus miradas, que se buscaban acariciándose.
En verdad, aquella cabeza era la cabeza de Maestro Mago, lo que les regocijó a los dos. He aquí que los Xibalbá buscaban la pelota; habiendo cogido después la pelota en el reborde, gritaron: “Venid.
Resulta que buscaban al más vago del pueblo para meterlo, y ahora el que quiera ser soldado tiene que ser el más trabajador, porque ese no puede estar durmiendo en un catre todo el día ni durmiendo siestas.
En cambio aquí fue positivamente un golpe de sorpresa para todo el pueblo mexicano. Ahora, por último, los efectos que se dice que se buscaban, se pudieron obtener sin el zarpazo en cuestión.
3) Los problemas creados en torno a la solidaridad hemisférica, en momentos en que los adversarios ideológicos buscaban obtener posiciones de influencia en el Continente Americano.
No se admitiría a ninguna comunidad religiosa. Si algún día se hacía esto, cuando prosperase el pueblo, se debería llamar a los franciscanos, que no buscaban ningún interés.
El abuelo, con la pata de palo quebrada, estaba de espaldas en el fango. Tenía la boca abierta y sus ojos buscaban a Pascual, que se había refugiado en un ángulo y husmeaba sospechosamente el lodo.
Los jefes de los sacerdotes y los maestros de la Ley buscaban el modo de acabar con él, al igual que las autoridades de los judíos, 48.
Estando en estas tribulaciones, sin cesar de procurar lo que buscaban, se encontró el primero que había llegado con un viejecito, que le dijo si le quería comprar un espejito.
«No, primero voy a mirar», se dijo, «para ver si lleva o no la indicación de veneno.» Porque Alicia había leído preciosos cuentos de niños que se habían quemado, o habían sido devorados por bestias feroces, u otras cosas desagradables, sólo por no haber querido recordar las sencillas normas que las personas que buscaban su bien les habían inculcado: como que un hierro al rojo te quema si no lo sueltas en seguida, o que si te cortas muy hondo en un dedo con un cuchillo suele salir sangre.
V Suponer que la paz de 1828 consagró una cosa contraria al anhelo de los orientales o que, por añadidura, les brindó un bien que no buscaban significa, pues, desconocer del pasado que nos enaltece, sus hechos más brillantes y más típicamente nacionales.