buscador


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para buscador

rastreador

Sinónimos

  • rastreador
Ejemplos ?
–Los que no se conocerán, insisto, no son los jefes, sino los socios. El Buscador de Oro interrumpió: –Así no va a ser posible hacer nada.
pero hay que encontrarlo. Tan profunda era la decepción de Erdosain, que el Buscador de Oro agregó: –Vea, hermano... yo hablé con usted porque el Astrólogo me dijo que podía hacerlo.
Usted, Erdosain, Jefe de Industrias; el Buscador de Oro –un joven que estaba en el ángulo de la mesa, inclinó la cabeza–, tendrá a su cargo las Colonias y Minas; el Mayor ramificará nuestra sociedad en el ejército, y Haffner será el Jefe de los Prostíbulos.
y me encargaría de recompensar a quienes se esfuerzan y a quienes sufren para ganarse el pan de cada día... Sería un eterno buscador de los que en verdad valen para construirlos en los benefactores del ser humano.) ¡Ah!
Pero fuera de toda duda allí el que centralizaba la atención y curiosidad de todos era el Mayor, con el prestigio de su uniforme y lo extraño de su sociedad. El Buscador de Oro se volvió hacia él: –¿Cómo es eso?
El Buscador de Oro hablaba convulsivamente, guiñando los ojos, levantando ya una ceja, ya la otra, zamarreándolo amistosamente por el brazo.
Para los descontentos e incómodos de las ciudades está la montaña, la llanura, la orilla de los grandes ríos. Erdosain no se imaginaba tal violencia en el Buscador de Oro.
Y es...el hombre generoso y bueno; el que perdona en la acción vuelta humildades; el que sonríe comprensión ante la afrenta que lo lacera; el buscador de justicias que sí vean y equidades que no denigren.
Es de esta manera que ha de comprenderse que la frase del Señor Naoshige: "Un buscador de faltas vendrá para ser castigado por los otros" viene de su compasión.
Su madre la primera a él en una roca aislada o un peñasco le verá subido espiando, y llamará a las Ménades: —¿Quién de los tebanos es este buscador de los caminos del monte que vino a la montaña, oh bacantes?
Mis primitivas tareas de escribano de transferencias y buscador de títulos, y redactor de documentos recónditos de toda clase aumentaron considerablemente con el nombramiento de agregado a la Suprema Corte.
Había estirado las piernas y cargaba todo el cuerpo sobre los brazos del sillón. Con sus botas sin lustrar parecía un hombre de la montaña, quizás un buscador de oro.