buscona


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para buscona

ramera

Ejemplos ?
Imprimió una colección de ellos: Flor de Sainetes (1640), que contiene La buscona, La escuela de danzar, El parto de la Rollona, El juez de impertinencias, El baile de Cupido labrador y El testar del avariento.
Con Osvaldo Fresedo grabó un LP titulado "Los 10 mandamientos", en tiempo de tango, con temas cuyas letras estaban relacionadas con los mandamientos: "Amo a mis padres", "No robarás", "Huyendo del pecado", entre otros. Aportó los temas musicales de la coproducción argentino-mexicana La buscona (1971).
Director La muchacha del cuerpo de oro (1967) Máscaras en otoño (no estrenada comercialmente) (1966) Psique y sexo (1965) (segmento La buscona) Un lugar al sol (1965) El encuentro (no estrenada comercialmente) (1964) Tiernas ilusiones (1961) El grito postrero (1960) La obra (1960) El cuaderno (1959) El barrilete (corto) (1958) El grito postrero (corto) (1960) Cuando Buenos Aires se adormece (inconcluso) (1955) Guionista La muchacha del cuerpo de oro (1967) El encuentro (1966) Un lugar al sol (1965) El encuentro (no estrenada comercialmente) (1964) Tiernas ilusiones (1961) Isla hechizada o El río hechizado (1955) dir.
En ese año también actuó en Los debutantes en el amor junto a Enzo Viena y Javier Portales En 1970 hizo La buscona con Susana Giménez y Luis Alarcón.
Museo Thyssen Bornemisza. Image:Ernst Ludwig Kirchner - Calle con buscona de rojo.jpg Calle con buscona de rojo, 1914-1925. Museo Thyssen Bornemisza.
Los que, topando una buscona en la calle y pidiéndoles luego que la den algo lo hicieren, los condenamos a que se vayan con ella hasta su casa, y en ella, en su presencia, le den a otro lo que ellos la han dado y se vuelva sin uno ni otro.
ATÚN: Anzuelo trae para pescarme, sin duda, este fregatriz donaire. TESEO: Mira que te busca; llega. ATÚN: ¿Buscona, y que llegue? ¡Tate!
Ítem, porque hemos visto que en esto M dar y pedir hay varias trazas, para dar alivio a todas las bolsas y fáciles respuestas para toda mujer buscona y pedigüeña, declaramos que de aquí adelante nadie dé sino buenos días y buenas noches, besamanos, favor al que lo merece (con buenas palabras no más), lugar en las visitas y conversaciones y al superior y gusto a todos en cuanto pudiere.
Una vieja buscona, solemne, ha removido las ascuas rutilantes con la negra badila, y en un rojo arabesco, cual reptil retorcido, se ha reflejado el fuego sobre cada pupila.
Si quien toca es ánima en pena, vaya a pedir sufragios a otra parte. ¡Noramala para el importuno! ¡Arre allá, buscona o bergante! Seguid vuestro camino y dejad en paz a la gente honrada.
Por hoy, lo único que he encontrado es un idea de lo que puede ser el amor y jamás lo he visto realizado en un ser concreto. Pero que quede claro, yo no soy una rogona ni una buscona.
Es ombligo de la corte: la Puerta del Sol aquella; la Vitoria al cabo de ella; y a la otra acera es su norte el Buen Suceso; allí enfrente el Carmen; a man derecha la Calle Mayor, cosecha de toda buscona gente: San Felipe a la mitad; Puerta de Guadalajara arriba, de quien contara lo que puede una beldad; pues por más que un bolsillo haga, es como dar con el toro; y, cobrando en plata u oro, paga en cuartos, si es que paga.
Por el contrario, si una viuda vergonzante u otro necesitado ocurría a él en secreto, pidiéndole una caridad, contestaba Ijurra: «Yo no doy de comer a ociosos ni a pelanduscas: trabaje el bausán, que buenos lomos tiene, o vaya la buscona al tambo y a los portales».
Hay que destacar la abundante muestra de expresionistas alemanes como Ernst Ludwig Kirchner (ocho obras, destacando Calle con buscona vestida de rojo), Emil Nolde, Max Beckmann (Autorretrato con la mano alzada y Quappi vestida de rosa), Franz Marc, Ludwig Meidner, Karl Schmidt-Rottluff, Erich Heckel, etc.
A poco, tras una orgía acaecida entre doce varones y seis mujeres, decide hacerse ermitaño y convive con uno que a la postre resulta tener una despensa de primer orden y haber estado amancenado con otra daifa, y no sólo eso, sino que la suegra del eremita había concebido a la dicha buscona y a sus dos hermanas no menos busconas a raíz de sus relaciones "con un monje, un abad y un cura, porque siempre he sido devota de la iglesia".
A poco, tras una orgía acaecida entre doce varones y seis mujeres, decide hacerse ermitaño y convive con uno que a la postre resulta tener una despensa repleta y está amancenado con otra mujer, y no sólo eso, sino que la suegra del eremita había concebido a la dicha buscona y a sus dos hermanas a raíz de sus relaciones "con un monje, un abad y un cura, porque siempre he sido devota de la iglesia".