cabalgar

(redireccionado de cabalgando)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para cabalgar

montar

Sinónimos

Sinónimos para cabalgar

galopar

Sinónimos

Ejemplos ?
14 Los correos pues, cabalgando en dromedarios y en mulos, salieron apresurados y constreñidos por el mandamiento del rey: y la ley fué dada en Susán capital del reino.
Sabia completamente las leyes de la gravitacion y de las fuerzas atractivas y repulsivas nuestro caminante, y se valia de ellas con tanto acierto, que ora montado en un rayo del sol, ora cabalgando en un cometa, andaban de globo en globo él y sus sirvientes, lo mismo que revolotea un paxarillo de rama en rama.
Cuando cruzábamos frente al juzgado de paz de Belgrano, a galope tendido, algunos honorables miembros de la partida de policía, viendo la traza arcaica de nuestros corceles (fuera de funciones en esos momentos, por cuanto su profesión habitual era arrastrar carradas de leña o sacar agua), abandonaban el noble juego de la taba en que estaban absorbidos, y cabalgando a su vez emprendían animosos nuestra persecución.
on Silvestre Seturas tenía cuarenta años de edad, plus minusve, y era todo lo alto, robusto, curtido y cerrado de barba que puede ser un mayorazgo montañés que no ha salido nunca de su aldea natal más allá de un radio de tres leguas, cabalgando en el clásico cuartago, al consabido trote cochinero, como dicen por acá, o al paso de la madre, expresándonos según los cultos castellanos...
Pero los instantes urgen: don Alonso, activo, ordena a su esposa y a sus hijos retirar de allí a gran priesa; porque ya silban las balas, y ya cruzan las saetas, y las trompas y atambores dan de combatir la seña; y cabalgando ligero, la lanza en la cuja puesta, vuelto al marqués de Pescara dice así con voz resuelta: «Por uno antes combatía, porque uno tan solo era, mas hoy combatir por cuatro quiero que el mundo me vea: »Por mí, por mis tiernos hijos y por mi esposa discreta: Vos veréis, caudillo excelso, si sé hacerlo, aunque perezca.» Revuelve el potro, la lanza en el ristre a punto puesta.
Habrá mañanas de sol en que nos verán pasar cabalgando en una pareja de caballos árabes, por los caminos que se extienden en la sabana, y los rudos campesinos se arrodillarán al verte, creyendo que eres un ángel, cuando claves en sus cuerpos deformados por las rústicas faenas, la resplandeciente mirada de tus pupilas azules; habrá noches en que en el aire perfumado del cuarto, donde humea el té rubio en las tazas de China y alumbra el suntuoso mobiliario la luz de las lámparas, atenuada por pantallas de encaje, vibren las frases sublimes de una sonata de Beethoven, arrancada por tus pálidas manos al teclado sonoro y en que, desfalleciente de emoción contenida, te levantes del piano para contemplar desde el balcón de piedra la catarata iluminada por la Luna.
GÓTICO Si vencido te inundo con mis soledades líquidas, no acorrales a látigos tu triunfo y azota cabalgando mi alegría con el beso promisorio de otra noche esclava.
El Laoconte y todas las estatuas griegas, cuánto perderían puestas a una altura de 5 ó 6 metros, pues si se quiere sean vistas de lejos, en buena hora déseles dimensiones y sino póngaseles en estado de una buena visualidad, y entonces los escultores tomarían a empeño el hacer siempre, cuando se trate de representación de nuestros personajes, un trazado con una actitud que se adapte a todos, entonces para cada personaje encontrarán su actitud propia e individual y desaparecerá esta monotonía de posición y de recursos. Se trata por ejemplo, de un militar y se le quiere poner cabalgando.
No existe un tío que no le haya mostrado a un niño volar alrededor de la pieza cogiéndolo entre sus brazos, o que no haya jugado dejándolo caer súbitamente al estar cabalgando en su rodilla y extender de improviso la pierna, o levantándolo en vilo y repentinamente simular dejarlo caer.
9 Alégrate mucho, hija de Sión; da voces de júbilo, hija de Jerusalem: he aquí, tu rey vendrá á ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, así sobre un pollino hijo de asna.
19 Porque Faraón entró cabalgando con sus carros y su gente de á caballo en la mar, y Jehová volvió á traer las aguas de la mar sobre ellos; mas los hijos de Israel fueron en seco por medio de la mar.
Todos hemos jugado a hacer volar a nuestros hijos o sobrinos o hemos fingido dejarlos caer cuando los teníamos en nuestros brazos o cabalgando sobre nuestras rodillas.