cabeza


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con cabeza: traductor
  • all
  • sustantivo
  • locución

Sinónimos para cabeza

persona

capital

Sinónimos

res

Sinónimos

  • res

origen

calentar la cabeza

Sinónimos

  • llenar la cabeza de pájaros
  • hinchar la cabeza
  • ilusionar

calentarse la cabeza

Sinónimos

hacer cabeza

Sinónimos

hinchar la cabeza

Sinónimos

  • llenar la cabeza de pájaros
  • calentar la cabeza
  • ilusionar

irse de cabeza

Sinónimos

llenar la cabeza de pájaros

Sinónimos

meterse de cabeza

Sinónimos

  • dedicarse
  • concentrarse
  • emplearse

metérsele en la cabeza

Sinónimos

quitar de la cabeza

romperla cabeza a alguien

Sinónimos

  • romper el bautismo a alguien
  • romper la crisma a alguien

sentarcabeza

Sinónimos

sin levantar cabeza

Sinónimos

  • con ahínco
  • con empeño
  • con tesón
  • con firmeza
  • con insistencia
  • de día y de noche
  • tenazmente
  • con tenacidad

subírsele a la cabeza

tener la cabeza a las once

Sinónimos

  • tener la cabeza en los pies
  • estar en babia
  • estar en la higuera
  • estar en la inopia
  • estar en el limbo
  • estar en las nubes

tener la cabeza en los pies

Sinónimos

  • estar en las nubes
  • tener la cabeza a las once
  • estar en babia
  • estar en la higuera
  • estar en la inopia
  • estar en el limbo

venirse a la cabeza

Sinónimos

Sinónimos para cabeza

Ejemplos ?
A la luz de las estrellas y a la mucho más viva de los millares de cirios de la Basílica iluminada de alto abajo, hecha un ascua de fuego, adornada como para una fiesta y con las puertas abiertas de par en par, por donde se desliza, apretándose, el gentío ansioso por contemplar al Pontífice, se ve, destacándose de la roja muceta orlada de armiño que flota sobre la nívea túnica, la cabeza hermosísima del Papa, el puro diseño de medalla de sus facciones, la forma artística de su blanco pelo, dispuesto como el de los bustos de rancio mármol que pueblan el Museo degli Anticchi.
A lo cual, María Lorenza, mozallona fornida, que así barría y guisaba como ensillaba la yegua de su señor, exclamaba briosa: -¡A fe, yo tumbo a uno! ¡Así Dios me salve, le tumbo escarranchado! Carmelo agachaba la cabeza. ¡Cinco hombres!
El rostro guapo se tambaleó violentamente, como cabeza de muñeco que se desencola; un alarido se ahogó en la catarata de sangre...
A distraerte... La madre del ángel hizo con la cabeza signos negativos y trató de volverse hacia la pared. Las mocitas habían aprovechado la ocasión para meter el cuerpo en la caja.
Pero no..., ¡no traigas el sable! ¡Con las muletas me basta y sobra para romperle la cabeza! -Márchate, Rosa..., y no hagas caso; que éstas son chanzas del señor don Jorge...-expuso Angustias, haciendo pedazos la carta-.
-¡Es verdad! -exclamó el raro personaje, llevándose las manos a la cabeza y tentando las vendas que le había puesto el médico-. ¡Estos pícaros me han herido!
Terminemos, por consiguiente, tan odiosa conversación, no sin que antes le perdone yo a usted y hasta le dé las gracias por su buena, aunque mal expresada voluntad... ¿Llamo ya a Rosa para que vaya por el coche? -¡Todavía no, cabeza de hierro! ¡Todavía no!
Todo fideicomiso, mayorazgo o sustitución de los que actualmente existen, que produzca por sí mismo o por la reunión de muchos fideicomisos, mayorazgos o sustituciones en la misma cabeza, una renta anual que exceda de 20.000 pesos fuertes, se reducirá al capital que produzca líquidamente la referida suma, y los bienes que pasen de dicho capital, volverán a entrar en la clase de libres, continuando así en poder de los actuales poseedores.
Nos hemos bebido setenta botellas, o sean ciento cinco libras y media de vino, que, repartidas entre veintiuno, pues todos hemos bebido con igual bizarría, dan cinco libras de líquido por cabeza.
Queda todavía por ver la fiera lucha que hubieron de entablar sus almas, cuando el fundente del dolor perdió fuerza y virtud, y alzaron otra vez la cabeza los caracteres respectivos con su fatalidad individual; las leyes sociales, con sus inflexibles preceptos, y el inveterado egoísmo de nuestro héroe, con sus tendencias antisociales.
Ya ves que, en lugar de aplacarse se dispone a contestarte con mayor ímpetu... ¡Y es que el pobre está malo... y tiene la cabeza débil! ¡Vamos, señor Capitán!
-gritó el soberbio y mimado flamenco. - ¿Qué más queréis, hermano mío? -murmuró el fraile, levantando lentamente la cabeza. - ¡Compraros este cuadro!