caja


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo
  • locución

Sinónimos para caja

arca

Sinónimos

ataúd

caja de dientes

Sinónimos

  • dentadura postiza

entrar en caja

Sinónimos

Sinónimos para caja

cajón

Sinónimos

Ejemplos ?
Y pronto hubo en ella los chelines suficientes para comprar una caja de lápices de colores, con los cuales pudo iluminar sus numerosos dibujos.
Luego de alguna demora, llegó al embarcadero un carro conteniendo una caja oblonga de pino, que al parecer era lo único que se esperaba.
Era que traían la caja comprada en Areal, y Selme, el cantero, que se había encargado de la adquisición, la depositaba en el suelo, refunfuñando: -Veintitrés reales...
El Zorzales había querido acompañar los restos de la mujer amada hasta el lugar de su eterno descanso, y vestido con el traje corto de luto y rodeado de sus más íntimos camaradas, siguió tras los que conducían la caja al cementerio, casi colgado en la florida falda de una colina donde las cruces de madera aparecían engalanadas de flores y trepadoras, fulgiendo como faldellines de ricos verdores bajo el intensísimo azul del cielo.
Y terminado que hubo don Leovigildo, acercose a la caja el Zorzales, que parecía próximo a caer desplomado, se arrodilló junto a la muerta, y reclinando su frente casi en la de aquélla, puso en su faz su último beso.
De Areal aquí hay la carreriña de un can. No me paré a resollar ni tan siquiera un menuto, porque te corría prisa la caja, mujer.
Pero me fue ahorrada aquella vergüenza; había tanta gente en el despacho de loterías, y el hombre estaba tan atareado, que fui a parar a la caja junto con las demás piezas.
Estoy tan aturdido que no sé qué decir... Lo único que recuerdo es que algo me golpeó rudamente, ¡y salí por los aires como el muñeco de una caja de sorpresas!
¡En una caja así, tan preciosa, nos hubiesen llevado a nosotras, enfelices, que nos hemos pasado la vida sudando para ganar el triste comer!
25 Sodomita de Talo, más suave que de un conejillo el cabello o de un ánsar la medulilla, o lo más bajito de la orejilla, o el pene lánguido de un viejo y el moho arañoso, y tú mismo, Talo, más rapaz que un turbio vendaval cuando una rica caja sus rajas muestra abriéndose, devuélveme el palio a mí mío, que me levantaste, y el sudario játivo y los tapices tinos, inepto, que abiertamente sueles tener como ancestrales.
En el Archivo Nacional (Caja 49) se custodia un diario infortunadamente incompleto llevado por un autor anónimo, desde el 20 de marzo que muestra bien claramente por sus detalles cómo desde el 1 de junio para adelante (fecha de la llegada de Rondeau al Sitio) fueron in crescendo al mismo tiempo el arrojo de los sitiadores y su laboriosidad militante.
Cabildo del 11 de Mayo de 1696.- En la Muy Noble y Leal Ciudad de Santiago de Guayaquil, en once de Mayo de mil seiscientos y noventa y seis años, se juntaron a Cabildo, como lo han de uso y costumbre, los Señores Justicia y Regimiento de esta dicha Ciudad, es a saber: El Señor Don Alonso de Enderica, Tesorero Juez Oficial de la Real Hacienda y Caja de Su Majestad...