calaña


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para calaña

estofa

Ejemplos ?
Describió su niñez como "plena de desventuras y encuentros abrasivos de toda calaña." Price, xiv Los años que vivió en Surinam, en la costa norte de América del Sur, se caracterizaron por sus encuentros con los esclavos africanos y los colonos de las plantaciones, como también por tomar contacto con una flora y fauna local muy exótica.
Persona excesivamente callada, o poco comunicativa. Bujio. Chozo redondo de reminiscencia árabe. C Cala. Peseta. Calaña. Tener mala fama. Ceporro. Persona de poca cultura.
er Clásico Mundial de Béisbol. También sobresale el regreso a la selección del receptor Carlos Barrabí y del torpedero Yordan Calaña.
Repara en esta especie de ovillo humano que yace sobre el santo suelo en el hueco de esa puerta cerrada: son chicuelos de la calaña de Cafetera, de aquel raquero de quien te hablé en las Escenas, que duermen, enroscados como anguilas en banasta y sirviéndose mutuamente de colchón, almohada y cobertura, mientras llegan del mar las lanchas a que pertenecen y que han de custodiar luego hasta el amanecer en esta dársena.
En otros tiempos había tratado inútilmente de desalojarlos de la propiedad, pero los Irzubeta eran parientes de jueces rancios y otras gentes de la misma calaña del partido conservador, por cuya razón se sabían inamovibles.
Por medio de sus sabios más conocidos, tales como el doctor Ure, profesor Senior y otros filósofos de esta calaña, la burguesía había predicho, y demostrado hasta la saciedad, que toda limitación legal de la jornada de trabajo sería doblar a muerto por la industria inglesa, que, semejante al vampiro, no podía vivir más que chupando sangre, y, además, sangre de niños.
Un excelente individuo, jurídicamente hablando. ¿Y qué más se le puede pedir a un sinvergüenza de esta calaña? Lo que ocurrió es que flotó, flotó como el maldito corcho.
Para siempre has caído tú, miserable dirigente de los sindicatos ugetistas que especulaste durante años con la evidente injusticia social de un estado de cosas que efectivamente era inhumano para muchos trabajadores manuales; pero a los que nunca quisiste redimir de veras mejorando sus condiciones de vida sino que lo lanzaste a una lucha armada feroz y suicida contra el Ejército y lo mejor del pueblo español, para que mientras tanto los de tu calaña, los jefes y jefecillos, disfrutaseis de prebendas de retaguardia, sirviendo de paso los intereses turbios de los agentes extranjeros de la revolución comunista.
Dirán quizá algunos peninsulares que a posta hemos tomado la peor de sus traducciones, cual es la hecha en Valencia «con arreglo a la séptima edición francesa», para muestra de la literatura española. No nos pesa nuestra malicia; pésanos echarles ejemplos de esa calaña a manta de Dios.
Digolo y sé porque lo digo: yo he oido conversaciones, y he visto gestos y gestas: y á algunos buenos hombres de la calaña del vocabulero los he sentido hablar á lo somormujo y los he visto y veo gesticular avinagradamente, cuando advierten en el salon de Cortes sentados en un mismo escabel al obispo y al labrador, al Grande y á su vasallo, rozandose la seda con la lana, y mezclada confusamente capa negra con parda, uniforme con sotana y sotana con garnacha.
¿No te parece? Lo que para él y los de su calaña era una profesión fue para ti un placer, y bien malo. Ni has abandonado tampoco la horrible costumbre de escribir cartas ofensivas después de todo lo que a mí me ha ocurrido con ellas y por ellas.
No piden de comer, ocupan tan poco sitio que siempre caben en el bolsillo y si se caen, no se rompen.» El comisario dispensó a Kovaliov una acogida bastante fría y dijo que después de comer no era el momento de realizar investigaciones, que era mandato de la propia naturaleza descansar un poco después de alimentarse suficientemente (de lo cual pudo deducir el asesor colegiado que el comisario no ignoraba las sentencias de los sabios de la Antigüedad), que a ninguna persona de orden le arrancan la nariz y que anda por el mundo buen número de mayores de toda calaña que ni siquiera tienen ropa interior decente y frecuentan lugares poco recomendables.