calesita

(redireccionado de calesitas)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para calesita

tiovivo

Sinónimos para calesita

carrusel

Sinónimos

Ejemplos ?
La fábrica de los hermanos Sequalino construía no sólo para el país, la mayoría de las calesitas de la Ciudad de Buenos Aires fueron hechas allí, sino también para Uruguay, Perú, Chile, Paraguay y Brasil.
La difusión de su música en radios y calesitas de barrio provocó una expansión de la fama del grupo por lo que para entonces toda Córdoba conocía y bailaba la música del grupo.
Las actuales calesitas de Buenos Aires son un poco más de cincuenta, la mayoría están instaladas en parques y plazas y fueron construidas por la empresa cordobesa Sequalino Hnos..
Las calesitas de Buenos Aires forman parte del valor patrimonial de la ciudad. Existen en la Ciudad de Buenos Aires 55 calesitas ubicadas en espacios públicos, aunque este número puede no ser del todo correcto, llegando probablemente a ser 55 el número total de calesitas (ver Lista de las Calesitas de Buenos Aires para más detalles).
En las calesitas porteñas los asientos generalmente son estáticos, a diferencia de otros países donde, a medida que la plataforma gira, tienen un movimiento vertical.
La calesita se encuentra en funcionamiento con un horario de 10 a 12 y 14 a 19.30 todos los días del año (no abriendo si llueve). Calesitas de Buenos Aires Calesita Lista de las Calesitas de Buenos Aires Parque Saavedra
Toda la escenografía se trajo una semana antes de grabar en cinco camiones: el plato volador, la rampa, los toboganes, las calesitas, la gladiadora y cestos de basura con forma de hongos, todo utilizando materiales que no lastimaran a los chicos como fibra de vidrio y madera balsa, entre otras cosas; se incluyeron carteles contra la droga y a favor de la ecología que adornaban el estudio.
Sobre la calle Defensa llegando a Martín García, junto al sector de juegos infantiles, funciona una calesita construida en el año 1960, que forma parte de las 53 calesitas existentes en la Ciudad de Buenos Aires.
Los más jóvenes se divertían con los juegos mecánicos: calesitas con avioncitos, la montaña rusa, los autitos chocadores, que instalaba Gustavo Meyers o Cirilo Madariaga.
El amor y la poesía en el hombre, publicado por Editorial Guadalupe en 1966. Cuando las calesitas, publicado por Editorial Guadalupe en 1974.
Era común tener órganos u otros instrumentos musicales automáticos y pronto aparecieron los motores eléctricos y las luces que dieron a los tiovivos su estilo clásico. Las calesitas en Buenos Aires han tenido un gran auge durante gran parte del siglo XX.
Actualmente existen calesitas en la gran mayoría de los barrios de la Ciudad de Buenos Aires habiendo un selecto grupo de más de 50 en funcionamiento, estando la mayoría instaladas en plazas y parques en la gran mayoría de los barrios de la ciudad.
Por otra parte, también funciona desde 1952 en una pequeña casilla la Biblioteca Municipal “Enrique Banchs”, especializada en literatura infantil. Hacia el sector de la calle Pepirí se conserva una de las pocas calesitas de la ciudad.
Esto duró hasta los 80s, década en la que gradualmente se comenzó la parquización al ser edificada en el ángulo de las calles Salguero y Juncal (esquina noroeste del actual parque) la Escuela de Lenguas Vivas (iniciada su construcción en 1972) y en el costado sur (mirando a la av. Coronel Díaz) una especie de improvisado parque de diversiones con calesitas, pistas de karting etc.
Escritores argentinos de la talla de Jorge Luis Borges y Ernesto Sabato también lo incluyeron en su obra, aunque el gran poeta del arrabal porteño, Evaristo Carriego, que los precedió cronológicamente, permaneció apegado a la palabra organillo Esta denominación se aplicó tanto a los pequeños y portátiles organitos callejeros como a los grandes órganos mecánicos que se emplazaban en calesitas, parques de diversión o lugares de baile.
Los juegos del Parque Rodó se iniciaron el 24 de enero de 1889 con un emocionante artefacto: la montaña rusa. Las calesitas venían demoradas: la primera llegó en 1903.