caliente


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con caliente: muy caliente
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para caliente

Sinónimos para caliente

Ejemplos ?
después, se agarraba a los barrotes de una escala de hierro y comenzaba a ascender hacia un punto donde el hedor se hacía aún más intenso. De pronto sintió un soplo de aire caliente y reseco.
Estaba aún caliente, y los sabios estudiaron su superficie con curiosidad mientras separaban otro fragmento mucho mayor que el que se habían llevado.
Padre e hijo se confundieron en un grupo, admirando la hermosa pieza. Caliente estaba aún el cuerpo del animal; la blanca y densa piel de su vientre relucía como seda manchada de sangre; sus enormes orejas pendían; sus ojos se vidriaban.
A pesar de sus pies y el resto, Subercasaux conservaba todo su ánimo para sus hijos; pero para éstos era cosa muy distinta atravesar con su piapiá el monte enjambrado de sorpresas y correr luego descalzos a lo largo de la costa, sobre el barro caliente y elástico del Yabebirí.
Como un sueño lejano, como una dicha de inapreciable rareza que alguna vez poseyó, se figuraba que podía quedar todo el día en cama, caliente y descansando, por fin, mientras oía en la mesa el ruido de las tazas de café con leche que la sirvienta —aquella primera gran sirvienta— servía a los chicos...
- Sí. Ofe, es único. - Tomemos algo caliente mientras allá afuera está que rabia el aguacero. - ¡Y qué música tocan! La primera vez que me trajeron...
Ministro de Hacienda en 1933 I Un bello niño de junco, anchos hombros, fino talle, piel de noctuma manzana, boca triste y ojos grandes, nervio de plata caliente, ronda la desierta calle.
Apresuréme para ganar la otra orilla, y cuando ya mi caballo se erguía asentando los cascos en la arena, sentí en el brazo izquierdo el golpe de una bala y correr la sangre caliente por la mano adormecida.
La Silla del Buda, un tronco quemado por un rayo tan caprichosamente que en carbón había quedado esculpida la figura del solitario como si estuviera sobre un copo, estaba en una curva que describía el camino entrando al bosque. Ahora los dos socios caminaban a lo largo de una playa, frente al océano centelleante, aplanado por la caliente pesadez del sol.
Ítem, se ordena y manda que las dichas Carnicerías a donde se metiere la dicha Carne para pesar, se limpie cada día y tenga cuidado que no haya en él astillas, y se moje con agua y enjuaguen con sus paños limpios, y cada Sábado con agua caliente se haga lavar los pesos y balanzas a donde se ha de pesar la dicha carne, so la pena de ella.
TEZCATLIPOCA hizo que TLALOCTLI, la lluvia, el agua que cae, la bebida de la tierra, se volviera sol; sin embargo, QUETZALCOATL al ver lo absurdo, lo ridículo de que lloviera agua caliente quiso burlarse de TEZCATLIPOCA y puso como sol a CHALCHIUTLICUE, el agua que permanece en la tierra y que la adorna como una falda de piedras preciosas a través de lagos, arroyos, lagunas, mares.
También se hallan en la constitución de las estaciones que componen el año, porque todas las veces que los elementos de los que hablé hace poco: el frío, lo caliente, lo húmedo y lo seco, contraen los unos por los otros un amor ordenado y componen una armonía justa y moderada, el año adquiere fertilidad y es saludable a los hombres, a las plantas y a todos los animales sin perjudicarlos en nada.