campear

(redireccionado de campean)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para campear

campar

Sinónimos

Sinónimos para campear

aventajarse

Ejemplos ?
Cada uno de ellos forma un excelente cuadro de crítica social y administrativa, donde campean el aticismo literario y el espíritu filosófico y de ob- servación concienzuda, que tan estimables hacen las produc- ciones de nuestro modesto amigo.
Pero exhibirlas en el drama social, íntimo, contemporáneo, en que campean tipos, costum- bres y hasta personas que nos son más conocidas y familia- res que el agujero de la oreja...
En otra gran fuente ovalada campean seis conejos descuartizados prolijamente; allá perfuman el ambiente con su vaho veinticuatro chorizos fritos; acullá exhalan el aroma del clavo y de la canela ochenta albondiguillas como bolas de billar.
En todas ellas mostró un sublime talento para las poesías sagradas, en cuyo género se deben reputar por las mas dignas que hay escritas en nuestro idioma, pues en todas se encuentra la rara felicidad de conservar intacta en la versión la fuerza y concisión del original, particularmente en su Selva Sagrada, versión de los Salmos de David: en donde campean el caudal y fluidez de su estilo, y la magnificencia de la lengua castellana.
DUERO BAJO: Arcenillas, Argujillo, Boveda de Toro (La), Cañizal, Casaseca de Campean, Casaseca de las Chanas, Castrillo de la Guareña, Cazurra, Corrales, Cubo de Tierra del Vino (El), Cuelgamures, Entrala, Fuentelapeña, Fuentesauco, Fuentespreadas, Gema, Guarrate, Jambrina, Maderal (El), Madridanos, Moraleja del Vino, Morales del Vino, Morales de Toro, Pego (El), Peleagonzalo, Peleas de Abajo, Perdigón (El), Piñero (El), San Miguel de la Ribera, Santa Clara de Avedillo, Sanzoles, Toro, Vadillo de la Guareña, Valdefinjas, Vallesa de la Guareña, Venialbo, Villabuena del Puente, Villaescusa, Villalazán, Villamor de los Escuderos, Villanueva de Campean, Villaralbo.
Era tiempo de invierno, cuando campean en Sevilla los molletes y mantequillas, de quien era tan bien servido, que más de dos Antonios se empeñaron o vendieron para que yo almorzase.
Por ello, concibo a México como un todo indivisible que me es sagrado como mexicano y como mandatario, un todo indivisible en el cual juegan -y es legítimo que jueguen- las ideas y los movimientos que campean en el mundo, aun los más controvertibles, aun los más extraños, con la sola y única condición de que no atenten contra los superiores intereses de México, que son la esencia misma de la patria, contra su desarrollo material que aspira a igualar a sus hijos en el pan y la libertad, contra su fuerza creadora, que multiplica su acción en todo el territorio nacional para abatir, región tras región, los ancestrales problemas de la ignorancia y de la insalubridad, de la pobreza y de la inseguridad.
Es común y de gran efecto el encontrar un pequeño estanque que críe las flores, y para coger una forma supongamos que el agua se representa por dos líneas horizontales, esto es, el nivel del agua, y que dos hojas de boye torcidas se inclinan al agua, y después por encima de las horizontales campean las hojas que salen a la superficie del agua en cuyo intermedio un “caballet del rei” se pasea.
Quizá Pantaleón, pues fue contemporáneo de Caviedes, es uno de los tipos que campean en el libro de nuestro original y cáustico poeta.
Gracias al virrey Amat y al padre Risco, en las descripciones de honras fúnebres por Carlos IV y la princesa de Asturias no campean ya rimas en que, con injuria de las musas y del buen sentido, se pinta un duelo de encargo o de pacotilla, con versos más o menos ampulosos y disparatados y a los que podía aplicarse la copla: «Papeles y pergaminos enviaban a destajo.....
Como durante la recepción de los altos magnates debe quedar fuera esta comitiva, los que en ella forman satisfacen su devota impaciencia, atisbando por las grietas del tapial, y encaramándose por el derruído techo de paja y por un escueto arbolillo. Detrás de ellos se extiende una amplia llanura desigual, con un monte y riachuelos; a los lados campean hordas de beduínos.
Filosofla amarga, sentimiento cristiano unido a la hiel que engendran en el alma las decepciones, galanura y chis- te campean en este romance del poeta moribundo.