carbunclo


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para carbunclo

carbúnculo

carbunco

Sinónimos

Sinónimos para carbunclo

Ejemplos ?
11 Pobrecita, fatigada con tempestad, sin consuelo; he aquí que yo cimentaré tus piedras sobre carbunclo, y sobre zafiros te fundaré.
10 Y engastaron en él cuatro órdenes de piedras. El primer orden era un sardio, un topacio, y un carbunclo: este el primer orden.
El Infinito derrumba su interrogación huraña, y se suicida, en la extraña vía láctea, el meteoro, como un carbunclo de oro en una tela de araña.
No me salve si no es mío el carbunclo, que fui yo quien sacó la momia. -¡Un demonio que te lleve! Yo lo vi brillar primero, y antes mueras que poseerlo.
Y entre los tres camaradas armose la tremenda. Y el carbunclo, lanzando vivísimos destellos, alumbraba aquel siniestro duelo. No parecía sino que la maldita piedra azuzaba con su fatídico brillo la codicia y la rabia de los combatientes.
Era fama que anualmente, en la noche del Viernes Santo, los viajeros que pasaban por el camino de Chorrillos veían brillar sobre la huaca Juliana el carbunclo del diablo.
13 En Edén, en el huerto de Dios estuviste: toda piedra preciosa fué tu vestidura; el sardio, topacio, diamante, crisólito, onique, y berilo, el zafiro, carbunclo, y esmeralda, y oro, los primores de tus tamboriles y pífanos estuvieron apercibidos para ti en el día de tu creación.
de Buenos Aires. Carbunclo humano. Encuesta epidemiológica sobre 46 focos de carbunclo bovino. Medio / ambiente. Dinámica animal.
(sobre los terribles acontecimientos del 11 de septiembre del 2001) p.372 ARAMBURU, Héctor G. 2001. Carbunclo (o ANTRAX, Bacillus anthracis).
En la parte superior del mismo está el carbunclo (figura estrellada), simbología de arte popular que fue origen del escudo de Navarra y que utilizó Teobaldo I de Navarra.
Estos rumores han dado lugar a fragmentos de relatos literarios, pastiches, series y películas basadas en este supuesto romance, incluso en la creencia que durante el gran hiato Holmes y Adler se casaran en Montenegro, aunque se divorciaran meses más tarde. Las aventuras de Sherlock Holmes (En las secciones Escándalo en Bohemia, Un caso de identidad y La aventura del carbunclo azul).
Algunos agentes bioterroristas, como el virus de la Viruela, pueden ser liberados de persona a persona y algunos otros, como el carbunclo se transmiten en forma de esporas en el ambiente.