cartaginés

(redireccionado de cartagineses)
También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para cartaginés

cartaginense

Sinónimos

Ejemplos ?
Contaba este mismo sabio que triunfando Metelo de los cartagineses, vencidos en Sicilia, fue solo entre los romanos el que llevó delante del carro ciento veinte elefantes cautivos.
Deducía Poldy de cuanto va dicho, que los verdaderos nobles del día, son los europeos, y muy singularmente los alemanes, porque ejercen con los adelantos y mejoras de nuestro siglo, todas las antiguas artes de la paz y de la guerra, por donde se señalaron y dominaron el mundo asirios y babilonios, medos y persas, egipcios, fenicios y cartagineses, y griegos y romanos, cuyas glorias todas, excelencias y privilegios se hallan hoy, según Poldy, en resumen, cifra y compendio, en sus egregios compatriotas, y por consiguiente en ella también.
¿Irá, pues, a la de los cartagineses, donde es continua la sedición, siendo dañosa la libertad a cualquier varón bueno, donde lo útil es la suma de lo justo, donde hay para los enemigos crueldad inhumana y enemistad con sus mismos naturales?
Aníbal, con quien me hallaba ahora estas analogías, fue mi héroe favorito durante mis años de Instituto, y al estudiar las guerras púnicas, todas mis simpatías fueron para los cartagineses y no para los romanos.
Los únicos puntos que has dejado por tocar en tu escrito son, a mi entender, los siguientes: 1) la aparición de auténticas tropas mercenarias, por primera vez, en gran escala, y de golpe, entre los cartagineses (para nuestro uso privado consultaré un libro sobre el ejército de Cartago escrito por un berlinés W.
Y sin podérselo explicar se decía que el más educado de esos bribones era de una grosería solapada y profunda, todos envidiosos hasta el tuétano y más desalmados e implacables que cartagineses.
Zuría.» Y comienza luego el texto en esta forma: «Seyendo Don Zuría ome esforzado e valiente, con su madre allí en Altamira, cabe Mondague, en edad de veintidos años, entró un fijo del rey de Leon con poderosa gente en Vizcaya...» No creo que se deba llorar mucho la no publicación de los veinte primeros libros, pues por el contenido de la Crónica general y las historias posteriores desde mediados del siglo XIII hasta fines del siglo XV, en que escribía el prisionero en su torre de San Martín, año 1492, podemos conjeturar lo que diría acerca de la creación del mundo, de nuestro padre Adán, el diluvio, venida de Túbal á España, los Geriones, cartagineses y fenicios...
Y es que aquel cielo sólo ha servido para una religión, mientras que el nuestro cuenta ya lo menos diez clases de adoradores: los iberos, los griegos, los fenicios, los cartagineses, los romanos, los bárbaros, los cristianos, los mahometanos, y últimamente los espiritistas...
Se encontró la América en Platon: se hizo honor de ella á los Cartagineses; y se citó sobre esta anecdota un libro de Aristóteles que Aristóteles no ha compuesto.
Esta es la primera vez que se ha empleado el poder supremo en establecer la libertad de conciencia; y es la época mas grande que yo conozco en la historia moderna. De la misma manera sobre poco mas ó ménos prohibieron los antiguos Persas á los Cartagineses que inmolasen los hombres.
Los primeros caudillos cartagineses esperan en el umbral del palacio a la Reina, que aun se detiene en el lecho; vistosamente enjaezado de púrpura y oro su caballo está a la puerta, tascando impaciente el espumoso freno.
«Yo he visto, dijo, las enseñas romanas y las armas rendidas sin combatir, que adornaban como trofeos los templos cartagineses; he visto los brazos de libres ciudadanos atados fuertemente a las espaldas, las puertas de la ciudad de par en par abiertas, y en cultivo los campos que devastaron nuestros ejércitos.