cartón

(redireccionado de cartones)
También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para cartón

cartón piedra

Sinónimos

Ejemplos ?
Un reguerillo de chispas devoró rápidamente el leve tejido, y luego, una corta lengua inflamada lamió las apolilladas maderas y cartones impregnados del aguarrás de la fresca pintura.
A la sordina, el entretenimiento es caro; nadie sabe lo que se gasta, amén de los aparatos, en placas, películas, reactivos, cartones, mil accesorios.
Como un infante, con asiduo anhelo Fabrica de cartones y de hojas Ya un templo, ya una torre, ya un palacio, Y apenas le ha acabado, le derriba, Porque las mismas hojas y cartones Para nueva labor son necesarias; Así Natura con las obras suyas, Aunque de alto artificio y admirables, Aún no las ve perfectas, las deshace, Y los diversos trozos aprovecha.
Y de pronto, la calle, la calle lisa y que parecía destinada a ser una arteria de tráfico con veredas para los hombres y calzada para las bestias y los carros, se convierte en un escaparate, mejor dicho, en un escenario grotesco y es- pantoso donde, como en los cartones de Goya, los endemoniados, los ahorcados, los embrujados, los enloquecidos, danzan su zarabanda infernal.
Cartillas, cartones, Catecismos de Astete, novenas y el ordinario, en mezcla de rosarios, arroz, azúcar, jabón, almidón, pescado frito, botones y pelotas.
Como un infante, con asiduo anhelo Fabrica de cartones y de hojas Ya un templo, ya una torre, ya un palacio, Y apenas le ha acabado, le derriba, Porque las mismas hojas y cartones Para nueva labor son necesarias; Así Natura con las obras suyas, Aunque de alto artificio y admirables, Aún no las ve perfectas, las deshace, Y los diversos trozos aprovecha.
Junto a ese mundano fatuo está el otro yo, el adorador del arte y de la ciencia que ha juntado ya ochenta lienzos y cuatrocientos cartones y aguas fuertes de los primeros pintores antiguos y modernos...
Los actores de esta escena, llena de interés, aunque vulgar en apariencia, provistos de abigarrados y cifrados cartones y de chinitas de vidrio azul, parecían escuchar las gracias del anciano notario, que no sacaba un número sin hacer alguna observación; pero todos pensaban en los millones del señor Grandet.
Dio en no querer que saliéramos y se pasaba los días envuelta en la rosada bata de seda floja, viendo dibujos a la sanguínea, aguafuertes, grabados en acero y acuarelas de los que guardan mis cartones; examinando los camafeos uno por uno.
Si la besas te embarras los labios; si la abrazas, aprietas tablillas y abollas cartones; si la acuestas contigo, la mitad dejas debajo la cama en los chapines; si la pretendes te cansas; si la alcanzas te embarazas; si la sustentas te empobreces; si la dejas te persigue; si la quieres te deja.
Los hombres más ilustres del momento serán los huéspedes de ese centro, allí sonreirá suavemente Renán, moviendo la gran cabeza bonachona, con ademán episcopal; Taine vendrá a veces y se dejará oír, un poco absorto por instantes en su incesante pensar, animado otras, preguntando en frases cortas, netas, precisas como fórmulas; Zolá, ventrudo y pálido, contará el plan de su novela futura; Daudet paseará por sobre las obras de arte que destacan sus cartones sobre las viejas tapicerías desteñidas...
Fabricantes de cartón de importancia, hacemos en este momento memoria de Verdú y Botella, productores de máquina y tina en cartones gris, colores y cuero; Leopoldo Candela y Francisco Merín Pérez, que además de los géneros anteriores, fabrica el cartón esponjoso.