cazar


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con cazar: casar
  • verbo

Sinónimos para cazar

Ejemplos ?
Entonces el gatito montés se asomó, y aunque tuerto, se alegró de su triunfo. Y dicen que desde esa ocasión, a los gatos monteses no les gusta cazar de noche, sino solo de día.
Y es que el hombre cuidador del huerto se encontraba espiándolo desde el momento en que brincó por la cerca y estudiando cada uno de los movimientos del hambriento zorrillo, lo quiso cazar.
Los hombres, armados de largas lanzas para cazar elefantes, seguidos de sus mujeres y sus hijos, se habían internado en la selva.
Aquella noche, Ridolfi, uno de los capitanes de Orso, había anunciado mejor presa: justamente acababa de cazar a una joven muy linda, ¡peor para ella si andaba a tales horas por la calle!
¡Dina, guapa, me gustaría tenerte conmigo aquí abajo! En el aire no hay ratones, claro, pero podrías cazar algún murciélago, y se parecen mucho a los ratones, sabes.
En el mes de febrero, los chicos de McGregor, de Meadow Hill, salieron a cazar marmotas, y no lejos de las tierras de Gardner capturaron un ejemplar muy especial.
No desean decir nada sobre el resultado de su misión, pero, por lo que no dicen, yo creo entender que los rebeldes aceptarían la alianza con los federales para cazar a los Gringos, si se les rinde a ellos la ciudad; si no, se unirán a los Gringos para capturar la ciudad.
Nicolás Maduro: Si Presidente, le comentaría algo que vi en estos días ¿no?, ayer muy tarde en la noche una televisora europea, algo muy dramático y lo recordé viendo el rostro de las mujeres venezolanas recibiendo en el Zulia y en Aragua estas viviendas; algo muy dramático que pasaba una televisora de Europa, que era el desalojo y como la policía de estos países salen a cazar y a desalojar a la clase media y a las clases populares; y una muchacha que ya sabía que al iban a desalojar, le habían advertido durante varios días, bueno lamentablemente intentando suicidarse, y todas las técnicas psicológicas para detener el suicidio de esta muchacha.
—Conocerlo, propiamente, no, porque es la primera vez que me lo topo; pero, por las señas que les he escuchado a los llaneros de por estos lados, malicio que debe ser uno a quien mientan el Brujeador Persona práctica en cazar bestias bravías, persiguiéndolas día y noche sin dejarlas ni pacer ni dormir.
Pero había demasiados señores importantes comprometidos en el asunto como para poder hacer tabla rasa y empezar el mundo desde los cimientos, así que el Parlamento hizo la vista gorda; y Sir Robert, salvo que tuvo que conformarse con cazar zorros en vez de Covenanters, siguió siendo el hombre que siempre había sido.
La metrópoli, cubierta de conventos, con las ciudades muertas y los caminos llenos de mendigos, no valían gran cosa; pero de casi todos los mares del mundo emergían pedazos de tierra dependientes del rey de Madrid, y al otro lado del Atlántico, medio continente, que representaba casi la sexta parte del planeta, hablaba nuestra lengua, y los pueblos oían sombrero en mano lo que su majestad católica se dignaba decirles, de tarde en tarde, al través de miles de leguas. No había que temer nada del espíritu de los tiempos; el rey podía cazar tranquilamente.
Sentían un bienestar inefable, en presencia de las cosas nuevas y desconocidas que se les revelaban: las casas blanqueadas, con sus enrejadas ventanas y sus tejados rojos: la charla de dos mujeres,que movían las manos alegando o escarbaban en el suelo con la punta del pie completamente absorbidas: un viejecito encorvado,calentándose al sol, sentado en el quicio de una puerta, junto a un gran perrazo blanco que abría la boca, tratando de cazar moscas… Los dos seres palpitaban de jubilosa curiosidad, como fascinados por el espectáculo de la vida de pueblo, que nunca habían visto.