ceja


También se encuentra en: Diccionario.
  • locución

Sinónimos para ceja

tener entre ceja y ceja

Sinónimos

Ejemplos ?
CORO ¡Eh, eh! Empujad valientes, adelante, quemadle la ceja al monstruo que devora a los huéspedes. Quemadle, abrasadle, al pastor del Etna.
Al público se le ha encajado entre ceja y ceja que, como careadores y amarradoros de navaja, no juegan limpio, y cuando el río suena, señor juez ....
Pos bien, tío Paco: sigún mi novia me escribe, que por cierto le ha escrito la carta la señá Cloto, la casera del Corralón del Duende, porque ella no sabe escribir, ha de saber usté que el Jorobeta quiere casarla con un tal Juan el Escabeche (que en escabeche acabe sus días), porque el padre de mi novia dice que está él mu abitocao y que no quiere si palma pronto dejar al relente su tesoro, y que además no quiere que se case conmigo, porque yo, sigún dice, aún tengo la edá en la boca y porque se le ha metío entre ceja y ceja que a mí me gusta mucho el solera y las aceitunas...
un colmenero que, manque le venga mal el ogaño, se alimenta de lo de antaño, y manque a mi moza el tal no le güele a mejorana poique se ha aficionao a lo que menos le conviée, dicho sea esto sin ofender a naide, a mí se me ha metío entre ceja y ceja no tener por almohá al morirme un montón de cavilaciones.
Muy al caso has venido, según veo, a dar satisfacción a mi deseo.» Dio Orlando, sonriendo con desprecio y alzándose, respuesta a aquel bergante: «Yo las armas sabré venderte a un precio que nunca registró ningún tratante.» Y, asiendo del vecino fuego recio un tizón encendido y humeante, arreó con él a aquella comadreja donde van a lindar nariz con ceja.
Hermoso ejemplo de esta juventud vigorosa que no ceja en su empeño de liberación contra todo lo negativo; ejército de jóvenes que impulsan la liberación contra la ignorancia.
-Pus pa eso tengo yo cinco azucenas y tos de elástico, como que si hoy las vendo yo es poique como los hijos son unos déspotas pa uno y como a mi Olorcilla, que hoy no está aquí, se le ha puesto entre ceja y ceja el que le merque un mantón de Manila, pos lo que pasa, me voy a desprender por dalle gusto de esas cinco rosas de mayo que son cinco plumas de las alas de mi corazón.
Si no, miren los de la cara, sin una labor, tan llanos que no tienen primor alguno, como el ojo del culo, de pliegues lleno y de molduras, repulgo y dobladillos, y con una ceja que puede ser cola de algún matalote, o barba de letrado o médico.
Los ojos pardos resultaban muy tristes y abismados entre el paréntesis de la hirsuta ceja y de la ojera negra, tan negra que se dijera de corcho quemado, tan honda que semejaba cicatriz.
Peneleo hirió a Ilioneo, hijo único que a Forbante —hombre rico en ovejas y amado sobre todos los teucros por Hermes, que le dio muchos bienes— su esposa le pariera: la lanza, penetrando por debajo de una ceja, le arrancó la pupila, le atravesó el ojo y salió por la nuca, y el guerrero vino al suelo con los brazos abiertos.
Y Erdosain remiró aquel rostro casi redondo, con laxitud de paz, y en la que sólo denunciaba al hombre de acción de chispa burlona, movediza, en el fondo de los ojos, y ese movimiento de levantar una ceja más que otra al escuchar al que hablaba.
El concienzudo Avecilla terminaba la copia de una minuta conceptuosa escrita por el oficial de su mesa, y mientras limpiaba la pluma en la manga de percal inherente a su personalidad oficinesca, sonreía a la idea de un proyecto que desde aquella mañana tenía entre ceja y ceja.