charrán


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para charrán

Sinónimos para charrán

golondrina de mar

Sinónimos

Ejemplos ?
El cladograma muestra las relaciones entre el género de los estérnidos, y las especies actualmente reconocidas, basadas en estudios de ADN mitocondrial:: Género Anous — bobos Charrán pardo (Anous stolidus) Charrán negro (A.
La mayoría de los charranes se trataban como un gran género, Sterna, con solamente algunas especies colocadas en otros géneros; en 1959, únicamente los noddies y el charrán inca se excluían de Sterna.
La mayoría de las especies se alimentan de peces, obtenidos por caza a través de clavados, pero los charranes de ciénaga son insectívoros y algunos de los charranes más grandes complementan su dieta con vertebrados terrestres pequeños. Algunos charranes migran largas distancias, y puede que charrán ártico vea más luz diurna al año que cualquier otro animal.
anaethetus) Charrán sombrío (O. fuscatus) Charrán aleutiano (O. aleuticus) Género Sternula — Charranes pequeños blancos Charrancito australiano (Sternula nereis) Charrán de Damara (S.
(Mercedes se vá derecha a él, decidida a todo, y él la huye.) Merc ¡Sinvergüenza! ¡granuja! ¡charrán! ¡embustero! ¡Venga usté que le saque los ojos¡ Juan Los ojos no, Mersedes: ¿con qué iba yo a mirarla a usté entonses?
El espejo, como tiée de cristal el corazón, no se anduvo por las ramas, y el mu charrán me dijo, sobre poco más o menos: «Señó Candelario, si usté quiée que yo le platique la fija, le diré a usté que las jechuras de usté ya no están de recibo, que es mucha la panza de usté pa un hombre solo, que tiée usté una calva que reluce más que una jarra alpujarreña, que encima de ca ojo tiée usté dos onzas de filete lo menos, que ca uno de sus carrillos parece una faltriquera» y, en fin, hijo mío, la mar de barbaridades que me dijo el pícaro espejo.
-No, es que me queé dormía. -¡Es naturá, al calor de la lumbre!... ¡Charrán de mi ahijao! ¡Teniendo como tiene una flor que vale cien mil millones!...
-Ni yo quiero que lo consientas, ni tampoco quiero que pase, y si tú me prometes que te enmiendas, yo te prometo que yo jago que esta noche venga tu José; pero ya sabes que yo te jago este favor con la condición de que de aquí pa alante cuide más y mejor la jaza de tus quereles. -Sí, señor, yo se lo prometo a usté. ¡Charrán! ¡Hora, hora y media de palique con otra mujer!
-Pos bien, es verdá que yo aposté con el Calindo que antes que pasara el día de la Candelaria había de tenerme usté ya prometío ser la que me sazonara y me espumara el puchero; pero eso lo jice yo aquel día porque el charrán del de la taberna, que me tiée mu mala voluntá, me habla dao petrolio en lugar de solera, ¿sabe usté?
-¡Toma!, pus porque como el gachó es un vivo y sabe jasta latín, cuando se escurre lo jace de un mo que no hay medio de cogerlo; suponte tú que cuando empieza a platicarme de cosas de quereles, encomienza a decirme que él se está muriendo a chorros por una gachí que es el sol, que es la luna y que es una estrella, y cuando yo le pregunto que quién es esa iluminación, el mu charrán encomienza a decirme con los ojos y con la sonrisa y con toa la cara, que esa gachí soy yo; pero, en cambio, con la lengua me dice que es una señora que se acaba de mudar, u me dice, como la última vez, que es una que tiée en Lucena una fábrica de velones.
-Anda pa casa, so charrán; anda pa casa -exclamó la señora Pepa, agarrando a su hombre por un brazo, no sin arrojar antes una mirada de cómico desprecio sobre Julián el Pecoso.
Y yo, inocente de mí, le pregunto: «Pero, chiquillo, ¿qué es eso? ¿Qué te pasa a ti hoy en la barriga?» Y el mu charrán, cuando yo le pregunté eso, ¿sabe usté lo que me contestó?