cieno


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para cieno

légamo

Sinónimos para cieno

Ejemplos ?
Como el hinchado torrente que acreció la lluvia de Zeus baja por los montes a la llanura, arrastra muchos pinos y encinas secas, y arroja al mar gran cantidad de cieno; así el ilustre Ayante desordenaba y perseguía por el campo a los enemigos y destrozaba corceles y guerreros.
Me agrada un cementerio de muertos bien relleno, manando sangre y cieno que impida el respirar, y allí un sepulturero de tétrica mirada con mano despiadada los cráneos machacar.
Pero el que considera toda la pompa del siglo como cieno inmundo y tiene por vano todo lo que existe debajo del sol con tal de ganar a Cristo; el que ha muerto y resucitado con su Señor y ha crucificado la carne con sus vicios y concupiscencias, podrá repetir con toda libertad: ¿Quién nos separará de la caridad de Cristo?»(137).
Leer amor en tanta ruda espina que escarnece a la fe y angustia al bueno. Mostrar flores del alma en la ruïna, luz en la oscuridad, oro en el cieno.
Creo que no le valdrán ni su fuerza, ni su hermosura, ni sus magníficas armas, que han de quedar en el fondo de este lago cubiertas de cieno.
Así supe cómo las dueñas de acá son ranas del infierno, que eternamente como ranas están hablando sin ton y sin son, húmedas y en cieno, y son propiamente ranas infernales, porque las dueñas ni son carne ni pescado, como ellas.
nocturno sin luna cava por ellos... Perdidos horizontes de otros días ahogados en el cieno de su octubre amortajado, desmayados en su búsqueda de esfuerzos, ay...
no me mueras con tu muerte, aún nos queda, tú y yo, renacer de los vuelos confundidos purificándonos de cienos en el cieno, vivificándonos del placer hecho dolores, saturándonos de llantos en la risa, invadiéndonos de amor entre los odios hasta hallar los universos que buscamos desde el génesis primario del aliento.
XXVIII -Lucha siempre por la igualdad; pero no por aquella sumergido en el cieno y con afrentas, sino a la altura de las mejores expresiones humanos: La justicia, el honor, el trabajo, la cultura y las formas de superación moral y estética.
La templanza, la justicia y la misma sabiduría no son más que purificaciones y hay buen motivo para creer que quienes establecieron las purificaciones distaban muy mucho de ser unas personas despreciables, sino grandes genios que ya desde los primeros tiempos quisieron hacernos comprender bajo estos enigmas que aquel que llegara a los infiernos sin estar iniciado ni purificado será precipitado al cieno; y aquel que llegara después de haber cumplido la expiación será recibido entre los dioses, porque, como dicen los que presiden los misterios: muchos llevan el tirso, pero pocos son los poseídos del dios.
Porque esta Tierra que pisamos, estas piedras y todos estos lugares que habitamos, están enteramente corrompidos y roídos como lo que está en el mar está roído por la acritud de las sales. Tampoco crece en el mar nada perfecto ni de precio; no hay en él más que cavernas, arena y fango, y donde hay tierra, cieno.
--- Y vosotros también, ¡hijos del canto!, sobre el cieno del siglo en que vivimos enalteceos: vuestro origen santo testificad al enjugar el llanto de la raza mortal de quien nacimos.