cojear

(redireccionado de cojeaba)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para cojear

renquear

Sinónimos

Ejemplos ?
Posteriormente lo nombran jefe de la 59 Brigada Mixta, lo que le convierte en el comandante brigada más joven del Ejército republicano. Herido en combate en dos ocasiones, cojeaba ligeramente.
Durante este periodo, tuvo lugar la célebre escena que describe François-René de Chateaubriand en sus Memorias de Ultratumba cuando Talleyrand cruzó la antesala del despacho de Luis XVIII apoyado (cojeaba) en su gran enemigo y también omnipotente político francés, Joseph Fouché.
El historiador romano Jordanes, citando al historiador Priscus, dieron el origen del arma: "Cuando un pastor vio una determinada vaca de su rebaño que cojeaba y no podía encontrar motivo para esa herida, ansiosamente siguió el rastro de sangre y al final llegó hasta una espada que había pisado inconsientemente mientras mordisqueaba la hierba.
¡Y este "piernas largas" quiere controlar mis pasos!" (Puesto que Maine cojeaba, su esposa lo llamaba 'Gambillard', lo que significa piernas largas).
Una paz relativa, y un gobierno civil con menos interferencia militar en la política y la economía del país. Sin embargo, el país cojeaba debido a su deuda externa.
Cuando el rey y los cazadores volvieron a ver al corzo con su collar dorado; echaron todos tras él, pero era demasiado listo y ágil para dejarse coger: los cazadores le habían cercado ya de tal modo a la caída de la tarde, que uno de ellos le hirió ligeramente en el pie, de forma que cojeaba, y a duras penas pudo escaparse.
--Entonces se acercó a la puerta y le propinó una fuerte patada con uno de sus grandes pies-. Usted, ándele y déjela en paz --jadeó mientras cojeaba de vuelta hacia su árbol-- y ya verá como ella la deja en paz a usted.
Su mujer estaba hastiada de esperar y sólo con lo que ella sacaba lavando ajeno, sostenía a sus dos hijos que al anochecer dormían como dos angelitos cobijados por una rala sábana y las lágrimas de siempre de las madres acongojadas. Aquella mañana se le ocurrió a Ramiro fingir que cojeaba y que por tanto, estaba incapacitado para efectuar trabajos forzados.
Al cabo de un momento, Pipète la liberó. Inútil deciros que no cojeaba al retomar el camino a la casa. Entonces Pipète desenganchó los bueyes y regresó a la casa de su amo.
Sírvele hermosos presentes de hospitalidad, ínterin yo recojo los fuelles y demás herramientas. Dijo; y levantóse de cabe al yunque el gigantesco e infatigable numen, que al andar cojeaba arrastrando sus gráciles piernas.
La señora Lefrançois dormía al calor del rescollo, mientras que el mozo de cuadra, con una linterna en la mano, esperaba al señor y a la señora Bovary para llevarlos a su casa. Su cabeIlera roja estaba entremezclada de briznas de paja y cojeaba de la pierna izquierda.
Diamante cojeaba atrozmente y por su vieja y oscura piel corría un estremecimiento doloroso producido por el contacto de los rayos del sol, que desde la comba azulada de los cielos parecía complacerse en alumbrar aquel andrajo de carne palpitante para que pudieran sin duda distinguirlo los voraces buitres que, como puntos casi imperceptibles perdidos en el vacío, acechaban ya aquella presa que les deparaba su buena estrella.