colega


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para colega

compañero

Ejemplos ?
Estimado colega: sí, sí, me refiero a ti lector, que te miro por los ojos, agujeros, cuerpos y desde los ángulos de estas letras. Tú pretenderás hacer lo mismo y aparentaremos el inocente juego de la “piedra libre”, si al movernos entre las letras, escondemos las armas.
Los Senadores liberales en este momento no han guardado ninguna consideración para dejarme siquiera defender, como corresponde a un colega.
Es por lo tanto, con cierta alarma que noto, en las observaciones que el Honorable Senador me dedicó, falta de claridad no sólo en los juicios, sino también en las bases estrictamente jurídicas de sus argumentaciones, y sentiría que su limpio prestigio de jurista, que jamás debió ser empañado, sufriera los ataques de quién menos se podría esperar: de él mismo, que habría entrado en franca contradicción no sólo con la generosidad y la equidad que debería merecerle un compatriota y colega suyo...
Por su importancia lo doy en reproducción facsimilar, pero es para mi distinguido colega todo el mérito del hallazgo y de su valoración histórica”.
Okupu do la lokon, kolego, kaj vojagu kun ni! Ek! ¡Buenos días, colega! Sí, en nuestro autobús que viajará por el país del esperanto hay una silla libre.
El olor penetrante del alcohol, arma de dos filos, para volver a la vida o desposar a la muerte, extiende su manto dominante y adormecedor. —Para lo próxima semana, se lo aseguro colega.
A pesar de ello, y no obstante concordar enteramente en lo sustancial, con las argumentaciones aducidas por tan eminente colega y amigo en contra de aquella proposición que, por lo demás, no pasará – al parecer – del estado larval, me siento personalmente obligado a usar la palabra.
—Hicimos más de la cuenta para salvarle la casa... Le cumplimos y ahora que la hipoteque para pagarnos el cincuenta por ciento que nos corresponde. Va a ver, colega... va a ver...
Uno consiste en la observación de que si bien es cierto que este documento internacional impresiona a primera vista por su volumen, no es menos verdad que adentrándose en su examen se puede comprobar fácilmente, de un lado, que la inmensa mayoría de sus preceptos ya figuran – generalmente textuales – en Convenios y Tratados que obligan a la República porque siguen vigentes y ella en su oportunidad, los ratificó. Y del otro, que, como ya señaló con acierto en la sesión anterior nuestro eminente colega Dr.
He de decirte un secreto: si das muestras de interés, laboriosidad y capacidad, al final del viaje tal vez incluso tú recibas tu propio palmo de tierra sobre el monte más alto de ese país: Parnaso Verde. Ocupa puesto, colega, y viaja con nosotros.
Tal es la Sirena hermosa con quien esta noche cenan en compañía algo libre Alarcón y su colega; y tales son las palabras que en tal punto se atraviesan entre el vapor de los vinos y el humo de la opulencia.
El Partido Colorado “Batllismo” que ha venido enteramente dispuesto a votar por su aprobación y que en base a escrúpulos de orden constitucional se negó a acompañar el proyecto de plebiscito consultivo propuesto y defendido por mi ilustre y querido colega Haedo, ¿ha podido acaso necesitar que tan inconducentes puntualizaciones fueran expresadas para entender de antemano que el Convenio no puede exceder – en ningún sentido - a lo preceptuado por los regímenes constitucionales de las partes contratantes?