colegio


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para colegio

Ejemplos ?
Y quien dude de la veracidad del suceso, no tiene mas que asomarse al atrio del Colegio del Patriarca, que allí está la malvada bestia como irrecusable testigo.
Artículo 72º Cuando el Gobernador hubiere tomado posesión del cargo y se produjera falta absoluta ocurrida en los dos primeros años del período respectivo, si la Legislatura estuviere en sesiones se constituirá en Colegio Electoral y con la concurrencia de cuando menos las dos terceras partes del número total de sus miembros, nombrará en escrutinio secreto y por mayoría absoluta de votos, un gobernador interino y en la misma sesión expedirá la convocatoria para la elección de Gobernador que deba concluir el período respectivo, debiendo mediar entre la fecha de la convocatoria y la que se señale para la verificación de la elección un plazo no mayor de noventa días.
Cuando la falta del Gobernador ocurriese en los últimos cuatro años del período respectivo, si la Legislatura se encontrase en sesiones, designará al Gobernador sustituto que deberá concluir el período; si no estuviese reunida, lo suplirá como encargado del despacho el Secretario General de Gobierno o el Presidente del Tribunal Superior de Justicia; la Diputación Permanente convocará de inmediato a la Legislatura a un período extraordinario de sesiones para que se erija en Colegio Electoral y designe al Gobernador sustituto.
Tenía yo un amigo, llamado Ramón Gámez, teniente de cazadores de mi mismo batallón, el hombre más cabal que he conocido. Nos habíamos educado juntos; juntos salimos del colegio; juntos peleamos mil veces, y juntos deseábamos morir por la libertad.
(preguntó Ramón.) ¿Sabes? --Poca, muy poca....--Ya recordarás la que nos enseñaron en el colegio. --¡Poco es, o, mejor dicho, nada!
Pero lo que más me llegó de Gregorio de Laferrere, es el corazón de La Matanza, que ya cumplió cien años y es la ciudad más populosa de La Matanza: todos los chicos que van a ese colegio son la primera generación de secundarios; los padres, o no tienen la primaria completa o solamente tienen la primaria completa.
Estudió en el colegio San Gabriel, regentado por los padres jesuitas, pero se graduó finalmente en el colegio Mejía, de carácter público.
Los diputados de la Junta de Representantes, al igual que, a su hora, los miembros de la Asamblea General Legislativa y Constituyente del Estado, fueron elegidos siempre “entre gallos y media noche”, en comicios paupérrimos por la clase y número de votantes concurridos a la elección primaria (¡no pasaron de doscientos los asistentes a la elección del colegio que designó los ocho representantes de Montevideo a la Constituyente!) y, por lo general, en actos más pobres todavía, por la capacidad selectiva de los electores en segundo y último grado.
En este segundo caso, se concede licencia al elegido. Uno elegido en votación secreta por el Colegio de Abogados de Lima, entre sus miembros.
La revolución de 1810 encontró formados un colegio secundario que funcionaba en el convento de San Bernardino y varias escuelas públicas, incluyendo una de niñas.
En primer término para pensarlo así, observamos que se va al sistema de voto indirecto; en segundo lugar, el concepto de vecinos españoles comporta el ser originarios de América, pero descendientes de españoles de ambos lados y con eso está dicho que se abre un motivo para incidencias, banderías y facciones, sin que se gane con respecto a los elegidos en último grado por medio del colegio electoral.
En un reciente estudio incorporado en la Historia Sociolingüística de México libro publicado por el Colegio de México en 2010, la doctora Rebeca Barriga Villanueva hace una clara taxonomía de las tres grandes generaciones de los libros de texto gratuitos de español: a) La generación del 59, los libros de la patria.