colgado

(redireccionado de colgada)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con colgada: volcadas
  • all

Sinónimos para colgado

ahorcado

Sinónimos

  • ahorcado
Ejemplos ?
Á la voz de la campana que espira en el aire vano, en la calada ventana se oyen los vidrios crujir: y las góticas labores, entre las sombras vibrando, mezclan confusos colores en tembloroso lucir: y en la sombría capilla, de la bóveda colgada, tibia lámpara amarilla arroja espirante luz: y su claridad perdida se refleja en los altares, tiembla en los anchos pilares, da movimiento á la cruz.
Otrosí, se ordena y manda que el tal obligado, (hiciera con) la carne de vaca, después de haberla descocotado (o se haya dado su muerte), la haga degollar por el pescuezo y cargar con una polea de madera que no llegue al suelo, y antes de desollar y abrirla (por do haber posterior desmiembro y abierta de su barriga por la mitad), estará colgada una hora...
El chofer me dejó con las valijas en un pequeño atracadero donde empezaba el canal, «la avenida de agua», y tocó la campana, colgada de un plátano; pero ya se había desprendido de la casa la luz pálida que traía el bote.
10º- Ítem, se manda y ordena que el tal obligado tenga las Carnicerías abiertas desde la mañana puesto el sol, y en ella tenga abasto de la Carne como fuese obligado a darla para todas horas que (quienes la) quisieren la (comprar, la) hallen, y que los sábados y (en) vísperas de vigilia han de (re)matar la carne por la mañana (solamente), por manera que esté muerta y colgada cinco horas antes de la pesar, según dicho es, so la pena (de suso referida).
Y, sacando debajo de la almohada de la cama un bolsillo de aguja, de oro y verde, se le puso en las manos de mi mujer; la cual, como simple y sin mirar lo que hacía, porque estaba suspensa y colgada de la peregrina, tomó el bolsillo, sin responderle palabra de agradecimiento ni de comedimiento alguno.
Así pues, con la mayor educación del mundo, con aire sausfecho y el sombrero en la mano –meditando incluso un madrigal para la dueña de la casa–, entré sonriente y me encontré, directamente, ante una especie de sala de techo acristalado, desde donde caía el día, lívido. En las columnas había ropa colgada, bufandas, sombreros.
Proyectóse, entonces, - como se sabe – una confederación limitada a tópicos y objetos determinados y, con motivo de la discusión del articulado correspondiente, se volvió a plantear el caso de las intervenciones multilaterales que nuestra Cancillería ha expresado que, por primera vez sube de su brazo a los estrados diplomáticos, y la de Guatemala se apresuró a rectificar, manifestando que fue con anterioridad a Chapultepec, colgada del suyo.
Un benemérito coronel salió de su casa con ese único fin antes que de costumbre y a duras penas logró abrirse paso entre el gentío; pero, cuál no sería su indignación al ver en el escaparate de la tienda, en lugar de la nariz, una simple camiseta de lana y una litografía representando a una jovencita que se subía una media mientras un petimetre con chaleco de solapas y barbita la espiaba desde detrás de un árbol. Dicha litografía llevaba ya más de diez años colgada en el mismo sitio.
Cuando salió de la sala se persignó y santiguó, y con mucha devoción y sosiego hizo una profunda reverencia a una imagen de Nuestra Señora que en una de las paredes del patio estaba colgada; y, alzando los ojos, vio a los dos, que mirándola estaban, y, apenas los hubo visto, cuando se retiró y volvió a entrar en la sala, desde la cual dio voces a Argüello que se levantase.
De su brazo derecho venía colgada una señora, que trascendía a calle de Toledo, como de cuarenta años, guapetona, blanca, fina de facciones y grande de cara, que no era de muchos amigos.
El herido se encontraba en un jardín, terraza colgada sobre un río, cercada por tapia de escasa altura, hecha de azulejos de porcelana polícroma.
El tío Nardo a la derecha, con su vestido nuevo de paño pardo, y su mujer al otro lado, con muselina blanca a la cabeza, la saya morada de los domingos colgada al hombro, y terciado en el brazo opuesto un gran paraguas envuelto en funda de percal rayado.