comentario


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para comentario

Sinónimos para comentario

murmuración

Sinónimos

Ejemplos ?
De aquí sus ideas pedagógicas consignadas en los capítulos XXIII y XXIV del libro primero de GARGANTÚA; para mejor comprensión serán transcritos en seguida con su respectivo comentario entre párrafo y párrafo: CAPITULO XXIII: “Cuando Ponócrates conoció la viciosa manera de vivir de Gargantúa, decidió educarlo de otra manera; pero durante los primeros días se lo toleró, considerando que la naturaleza no admite sino con gran violencia las mutaciones repentinas.” Encontramos aquí el fondo ideológico de la evolución; es decir, transformar, no destruir.
A la diez los ceramistas daban por terminada su tarea y se levantaban a proceder por primera vez al examen crítico de sus obras de arte, pues antes de haber concluido todos no se permitía el menor comentario.
El Comité podrá, a su discreción, tomar la decisión de incluir cualquier comentario que haya formulado de conformidad con el párrafo 3 del presente artículo, junto con las observaciones al respecto recibidas del Estado Parte interesado, en su informe anual presentado de conformidad con el artículo 24.
(Por la portada simbólica de una mujer que enarbola la bandera nacional) b) La generación de los libros del estructuralismo por seguir los lineamientos de la lingüística estructural y el comentario de textos.
En ese terreno de convicción nos colocamos nosotros y sin forzar el razonamiento tenemos que llegar pues hasta el punto en que ante los ojos de la historia se presenta esta ciudad engalanada de gloria inmortal por ser si no la cuna del federalismo rioplatense, el albergue o sitio de convergencia y reunión de sus primeros realizadores venidos de distintos pueblos de la Nación. Contengamos, por lo demás, el comentario que fluye agradable a los labios.
No olvidemos la etimología de la palabra gramática: Lo relativo a la letra, a lo escrito y su comentario, ni sus reminiscencias mágicas: Todas las escrituras son divinas.
Mariano de Vedia y Mitre, al conocer los puntos de vista fijados por aquél en reflexión íntima, en enero de 1844, sobre el importante valor didáctico que podrían proporcionar a los futuros militares americanos ciertas biografías (y, entre ellas, desde luego, la de Artigas) desarrolladas con la especial preocupación del examen y comentario de los trabajos y luchas de cada uno de los elegidos, comprenderán con nosotros, fácilmente, el secreto porqué del desvío desdeñoso de Mitre por aquel trabajo suyo ya realizado y que según se ha visto lo satisfacía plenamente en su aspecto documental.
Cada civilización y cada individuo, sin proponérselo y desconociendo casi siempre lo que actualiza, ha utilizado cotidianamente la Semiótica en el comentario chusco, punzante, picaresco, premonitorio y en cientos de variados matices de nuestra vida intermitente y fugaz.
No quise hacer mucho ruido por tan pequeña nuez, aunque la amiga con la cual había asistido, me miraba sorprendida por tal falla ortográfica de tan gran maestro de la palabra y aguardaba mi comentario.
Parecía como si la postura de usted fuese el tema de la conversación, y lo que nosotros decíamos, no más que el comentario fervoroso a la línea que hacía su cuerpo en la penumbra.
José Artigas (nótese) le “encomendó” una columna de 500 hombres de las tres armas para que efectuase “el alzamiento del Centro de modo de estrechar gradualmente a Montevideo con una línea de insurrección organizada” y luego de relatar la asonada del 5 y 6 de abril en Buenos Aires y aludir a las consecuencias de la misma con respecto a Belgrano, dice Mitre a manera de comentario fundamental al proceso que se le formó por su campaña del Paraguay: “Este proceso fue la ocasión de un verdadero triunfo para Belgrano, mientras que la revolución que lo había sentado en el banco de los acusados era el blanco de las inculpaciones severas de la opinión pública que le atribuía todos los desastres que habían tenido lugar en el intervalo transcurrido.
Un comentario aparecido en The Economist de 1993, aunque excesivo, captura el espíritu de la mayor parte de la comunidad internacional: “A pesar de lo controvertido de su principio (las elecciones de 1988), a más de cuatro años de iniciado su gobierno, el señor Salinas tiene derecho a ser aclamado como uno de los grandes hombres el siglo XX".