confortable


También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para confortable

cómodo

Sinónimos

Ejemplos ?
Era un magnífico paraguas, cuyo origen británico no podía ponerse en duda, y que tenía ese aspecto confortable que caracteriza a los productos de la industria inglesa; y lo elegante del puño, lo rico de la seda, lo recio y bien modelado de las bellotas que, pendientes de un cordón, decoraban el mango, producían una impresión de lujo.
Después del té, cuando la puerta estuvo ya cerrada y la habitación confortable (las noches eran frías y brumosas entonces), me pareció que aquel era el retiro más delicioso que la imaginación del hombre podía concebir.
Mistress Gudmige estaba en su rincón de costumbre al lado del fuego, que a mí me parecía el más calentito y confortable, y su silla era sin duda la más cómoda de todas.
El overo, gordo, sin ser pesado, ni tampoco con formas de parejero, demostraba bien ser el caballo ideal de trabajo que sueña tener, para lucirse en el rodeo, todo gaucho, y que pocos, en realidad, saben, si no adiestrar, por lo menos conservar en sus buenas condiciones: bien tuzada la crin, en la forma que presentan a menudo los caballos de las antiguas esculturas romanas, lo que hacía más salientes las orejas; la cola larga, sin exageración, y primorosamente peinada; sanito de manos y patas, llevaba en el lomo un recado bien completo, confortable y adecuado, por su composición, a la conservación del caballo y a las necesidades del amo.
No tenía más que diez y ocho años, pero entendía muy bien en todos los trabajos de campo; tenía su tropillita propia, muy bien entablada y cuidada, su recado era confortable, no le faltaban pilchas, y cuando su tutor le preguntó lo que pensaba hacer, le contestó que se buscaría la vida trabajando con sus medios propios en el campito que le había tocado.
Y mientras lucha sin descanso, para defender su bien, viviendo de privaciones, trabajando de día, alerta de noche, arriesgando su salud y su vida, muchas veces; en lidia siempre, con las iras imbéciles de la naturaleza, la perversidad feroz del hombre y la ferocidad inconsciente de las fieras, el dueño de este suelo, que sus haciendas mejoran y abonan, a menudo, con sus huesos, por no haber encontrado en él el sustento de su vida, se felicita, allá, en su confortable casa de la ciudad, de haber, al fin, hallado para ese campo, al cual nunca ha visto, ni piensa ver, que ha comprado por casualidad, y como quien tira la plata, un arrendatario que le paga, por año, cinco veces el precio de compra...
—Esa es otra de sus singulares ideas —dijo el prefecto, que tenía la costumbre de llamar «singular» a todo lo que estaba fuera de su comprensión, y vivía, por consiguiente, rodeado de una absoluta legión de «singularidades». —Es muy cierto —respondió Dupin, alcanzando a su visitante una pipa, y haciendo rodar hacia él un confortable sillón.
Mientras el pueblo humilde, siguiendo a Lavalleja y sus jefes divisionarios se da en los campos de batalla generosamente, enteramente, al sacrificio por la independencia, gran parte del patriciado criollo que se dignó encargar de las pesadas tareas de la administración pública, va forjando eslabón por eslabón, en el confortable ambiente de los despachos de gobierno y en la sala de sesiones de la Junta de Representantes, una nueva cadena… ¿Es que la historia se repite, verdaderamente?
Lleva orgullosa el recuerdo de la Gesta Heroica del 26 de Noviembre de 1820 que la liberó definitivamente; la actitud noble y la belleza gallarda de espíritus que luchan y sostienen en alto sus esperanzas progresistas y una profunda fé reflorecida después del colapso de la mina; nuevas ideas que son lumbre confortable y brújula viviente que pasa marcando siempre el Norte de sus destinos.
Todo este conjunto armoniosamente enlazado de obras materiales de embellecimiento y ornato; de salubridad, de servicios públicos; de educación, de cultura, de defensa de la propiedad, sanidad, de manifestaciones sociales; de instituciones y organizaciones que se reclaman en este siglo de civilización, dan a la Ciudad de Piñas, la fisonomía de una Ciudad Moderna y Confortable, por sus condiciones materiales, culturales; por el medio ambiente social de vida y aspiraciones de refinamiento espiritual.
La parte de la casa dedicada a vivienda del señor director era mucho mejor y confortable que la nuestra, y tenía un trozo de jardín que era como un edén al lado de nuestro horrible patio de recreo, pues nuestro patio se parecía de tal modo a un desierto en miniatura, que yo pensaba siempre que sólo un camello o un dromedario se sentirían allí como en su casa.
-Naturalmente -repuso míster Omer-; su primo, que está en buena posición y que tiene mucho trabajo, y después de haberme dado las gracias cordialmente (y debo decir que su conducta en este asunto me ha dado la mejor opinión de él), su primo ha alquilado una casita, la más confortable que pueda imaginarse.