conjeturar


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para conjeturar

Sinónimos para conjeturar

calcular

Ejemplos ?
Esta inquisición hizo quemar en el corto espacio de dos años a cincuenta y dos herejes obstinados, y condenó por contumacia a doscientos veinte: de lo que se puede conjeturar de la utilidad que ha sido esta inquisición desde que se estableció, cuando en tan poco tiempo había hecho cosas tan grandes.
Tú no puedes saber como un ser cualquiera ve lo que no existe: es así que lo futuro no existe; luego ningun ser puede verlo. En este caso te reduces á decir que prevee; pero preveer es conjeturar.
296: Se podrá leer la sumaria al acusado, suprimiendo absolutamente los nombres de los denunciadores, y entonces toca al acusado conjeturar quienes son los que han formado contra él tales y tales acusaciones, recusarlos, o debilitar sus testimonios: este es el método que se observa comúnmente.
Sólo se podía conjeturar que estaba lleno de esos trapos viejos, esos muebles usados, esa especie de harapos de que se rodean todas las solteronas, y a los cuales tienen tanto apego.
No me sorprende la idea que de él te habías formado, porque creías, por lo que he podido conjeturar por tus palabras, que el Amor es lo que es amado y no lo que ama.
Al cabo de un instante, caballo y calesa estaban fuera del alcance del oído, dejando al asustado Ammi, inmóvil en la oscura escalera, la tarea de conjeturar qué podía haberles impulsado a desaparecer tan repentinamente.
La buena psicología nos hace conjeturar que alguna noche, en sus tristes insomnios, echó de menos el dúo de la tos; pero no sería en los últimos momentos, que son tan solemnes.
Pronunciado este pequeño sermón, el duque bajó de la cátedra y, excepto las cuatro viejas y las cuatro narradoras que sabían bien que ellas estaban allí más como sacrificadoras y sacerdotisas que como víctimas, excepto estas ocho digo, las otras se deshicieron en lágrimas, y el duque, importándole eso muy poco, las dejó conjeturar, cuchichear y quejarse entre ellas, con la seguridad que las ocho espías le darían buena cuenta de todo, y se fue a pasar la noche con Hércules, uno de la tropa de jodedores que se había convertido en su más íntimo favorito como amante, ya que el pequeño Céfiro seguía ocupando como querida el primer lugar en su corazón.
Finalmente, éstos se engañan a veces y los otros nunca; porque una cosa es conjeturar y comprender bajo el aspecto de las cosas temporales las temporales y con las mudables las mudables expresándolas y aplicándolas el juicio temporal y mudable de su voluntad y limitadas fuerzas...
Lo cual podemos conjeturar fácilmente, puesto que de sólo Abraham, en poco más de cuatrocientos años, creció tanto el número de la nación hebrea, que cuando salió aquel pueblo de Egipto se refiere que hube seiscientos mil hombres jóvenes que podían tomar las armas, sin contar la gente de los idumeos, que no pertenece al pueblo de Israel, la que engendró su hermano Esaú, nieto de Abraham, y otras naciones que descendieron del linaje del mismo Abraham y no por vía de su mujer Sara.
Tantos tratados solicitados como a menudo rotos, habrían provocado la intervención de los dioses inmortales; y si se permitiera a un hombre conjeturar sobre los sentimientos divinos, él creía que nunca se habrían sentido más indignados contra ningún ejército más que contra este de los samnitas, que había tomado parte en ritos infames y se había manchado con la sangre mezclada de hombres y bestias; había jurado doblemente invocando la cólera divina, temiendo de una parte a los dioses testigos de los tratados quebrantados y por la otra las imprecaciones proferidas contra los propios tratados.
Dado que actualmente y desde hace milenios la mayor parte de la superficie de Groenlandia, con su indlandis se encuentra en promedio a mucha mayor altura que las zonas costeras de esta gran isla polar suele entonces ocurrir que soplen vientos desde el interior de la isla que al llegar a las costas son relativamente cálidos debido al efecto Föhn por adiabasis, este fenómeno llamó mucho la atención a los climatólogos y exploradores hasta inicios del siglo XX época en la cual aún se llegaba a conjeturar (erróneamente, por el motivo antedicho y por leyendas) que el centro de Groenlandia poseía un clima templado o mucho más cálido que el de sus regiones costeras.