conocer

(redireccionado de conocí)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para conocer

entender

percibir

Sinónimos

Ejemplos ?
-Ni elante ni etrás de la Rosario, que es mucho mozo, compadre, pero que mucho mozo, el mozo con quien yo me he trompezao en la ventana de esa pícara mujer a la que conocí por mí malilla fortuna.
-Sí, señor, que lo conocí, que era una güena presona; pero era un hombre más pesao que un plomo y al que le gustaba platicar más que el comer, y a mí, la verdá, los hombres que platican mucho se me agrian.
Algunos indígenas descalzos, embutidos en fracs donde habían zurcido charreteras de oro y sombreros de copa, desempeñaban funciones burocráticas con un puñal en el cinto y un paraguas en la mano En el mismo paraje donde se levanta hoy la catedral de Santa Isabel conocí al rey de los bupíes, un granuja pintado de ocre amarillo que se pavoneaba, semidesnudo, por el islote, cubierto con un sombrero de mujer y diez collares de vértebras de serpiente colgando del cuello.
--- Despechado e indeciso, un momento devorólas como pudo, y de ira trémulo la faz, y la vista torva, dejó la casa diciendo: «¡Maldita sea la hora en que conocí tu nombre, y oí la voz de tu boca!» Y en el atrio de una iglesia que halló a aquella casa próxima, tendióse desesperado hasta la vecina aurora.
"El tremendo grito que me había despertado fue lanzado por Bokapi al sentir la mano cortada. "Conocí entonces la naturaleza negra.
Los encontré y les dije que tuvieran ánimos, porque no los abandonaría. Entonces conocí a Sócrates mejor aún que en Potides, porque estando a caballo tenía menos que ocuparme de mi seguridad personal.
Se murió el viejo Antonio. Lo conocí hace 10 años, en una comunidad muy adentro de la selva. Fumaba como nadie y, cuando se acababan los cigarros, me pedía tabaco y se hacía cigarrillos con "doblador".
MUÑOZ Pues supuesto que no es más que eso lo que solicitas, ya tengo medio con que lo que deseas consigas. Hay en Triana una mujer, que puede ser que ahora viva donde yo la conocí, que es hija de Celestina y heredera de sus obras.
Estaba distraído, con los bra- zos apoyados en la borda, contemplando varias canoas de pes- cadores que se desprendían de la playa, cuando se me acercó el gran mariscal y me dijo:— Contador, véngase á comer con- migo. Ya de sobremesa, me dijo: — Conocí esta tarde que le rebosaba á usted la curiosidad...
A María Isabel Guerra Conocí un hombre, una vez, que era consagrado como loco y que me parecía inteligente. Conocí otro hombre, otra vez, que estaba de acuerdo en que el loco consagrado fuera loco, pero no en que me pareciera inteligente.
Pensaba que los casos más generales de amistad se producen por identidad de entretenimientos; sin embargo hoy conocí un hombre del que no pude ser amigo, a pesar de haberme dicho que había sufrido mucho tiempo la falta de entretenimiento: pero estaba cuerdo y la falta de entretenimiento era por haber estado mucho tiempo preso.
22 años, muchachos de 22, muchachos y muchachas de 20; pero aquel niño, pero aquel joven había nacido en cuna rica, pero había crecido en el infortunio espiritual –pudiéramos decirlo–, huérfano de padre, no conoció padre. Años después le escribe a María Antonia: “María Antonia, encárgate de Hipólita que no conocí más padre que ella.