contener

(redireccionado de contenía)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para contener

reprimir

Sinónimos

Sinónimos para contener

Ejemplos ?
Por el momento, el nuevo abecedario estaba sólo en manuscrito, guardado en el gran armario-librería, junto a la vieja cartilla impresa; aquel armario que contenía tantos libros eruditos y entretenidos.
Aquella hoja contenía todo lo que constituye la vida de los demás libros: el alfabeto, las letras que, quiérase o no, gobiernan al mundo.
Y podían expresar sus pensamientos y sentimientos tan bien como la propia señora de la casa; pero, claro está, sólo podía aplicarlo a un solo objeto a la vez; y era una suerte, pues de otro modo, ¡menudo barullo! El duende puso el pico en la cuba que contenía los diarios viejos.
Pero el compañero de viaje no había olvidado este detalle, y dio a Juan tres plumas de las alas del cisne y una botellita que contenía unas gotas, diciéndole que mandase colocar junto a la cama de la princesa un gran barril lleno de agua, y que cuando ella se dispusiera a acostarse, le diese un empujoncito de manera que se cayese al agua, en la cual la sumergiría por tres veces, después de haberle echado las plumas y las gotas.
Luego se dirigió, corriendo por el tejado, a la punta de la chimenea, y allí se estuvo, iluminado por la casa en llamas, apretando con ambas manos el gorro que contenía el tesoro.
Allí recordaba ella los días felices en que, en el bosque, contenía vino tinto, y aquellos otros en que vagaba mecida por las olas, portadoras de un misterio, una carta, un suspiro de despedida.
A poco de recibirlo, lo encontré en el Archivo General de la Nación (Legajo ´Cabildo de Buenos Aires – 1810 – Documentos´) ejemplares del impreso original que lo contenía.
Pero lo más bonito de la colección fue un edificio, que él tituló «Palacio de Emilita», porque ella debía habitarlo un día. Era una invención de Jorge y contenía todos los elementos que le habían gustado más en las restantes construcciones.
Los botes con tamales de todos los colores y sabores, los cubrían, y por otro lado, se miraba la estufa de petróleo sobre la que lucía sus brillanteces la plateada olla de aluminio que contenía el único atole que elaboraba, sabroso y exquisito, el mejor de toda la ciudad, al decir de los clientes.
Montones de esos asquerosos animalejos treparon sobre mi cuerpo tendido e inerme y por más que yo los espantaba, dentro de mi inmovilidad, no lograba ahuyentarlos. Era yo su presa fácil, pero algo los contenía y no lograban carcomer ni los pedazos de ropa que aún me servían de protección.
Miles de vocecitas de un timbre lúcido y encantador entonaban suavemente este canto como si estuvieran arrullando a un pequeñito para que durmiera. Yo, tirado en el suelo sin comprenderlo, contenía con asombro aterrado, la respiración.
Según las tradiciones asirio babilónicas, el tesoro esotérico contenía las verdades de la felicidad y las invocaciones para obtener las más grandes riquezas del mundo.