convulso

(redireccionado de convulsas)
También se encuentra en: Diccionario.
  • adjetivo

Sinónimos para convulso

agitado

Ejemplos ?
Pese a su inteligencia fuera de lo común, Salander tiene problemas para relacionarse en sociedad con normalidad (padece Síndrome de Asperger más conocido como "semiautismo"). Tales problemas emocionales son resultado de una niñez y adolescencia convulsas.
Allí coincidió con otros jóvenes jueces que apostaron por la permanencia en Euskadi cuando lo habitual entonces era solicitar el traslado a la primera oportunidad a demarcaciones menos convulsas.
La adquisión sueca de Livonia creó grandes tensiones en torno al mar Báltico, comenzando una guerra por el control regional en 1563. Durante el tercer cuarto del siglo XVI la realeza sueca vivió situaciones convulsas y el imperio desastres militares.
En las inmediaciones de La Vegallera se han observado ejemplares de anfibios: Alytes dickhilleni Salamandra salamandra Rana Perezi Su dilatada historia es una de las más convulsas de toda la zona, y muy unida a la vecina ciudad Alcaraz a la que estuvo ligada hasta el año 1.863, cuando se agregó al municipio de Molinicos (constituido casi 20 años antes).
El viejo en pie, erguido, sujetando al niño con sus manos convulsas y puestos los ojos en las llamas, seguía el viaje del incendio.
Entonces los puños blancos hincaron suavemente, voluptuosamente, sus agudas puntas en la piel dura y elástica como un momento antes lo hicieran mis manos convulsas de amor.
¿Qué formas de soñar conoces, si el color de cada sueño no te basta para darle a tu viento y a tu agua, a tu lluvia y a tu fuego, las convulsas violencias de una selva que se esfuma gradualmente en sus silencios y paciente va aguardando que algún día la penetres con tu cuerpo murmurante para ser un abono más del tiempo que se ha ido?
Por las noches recorridas en tus brazos mustios y caídas agotadas en tus labios patrañeros como un vuelo de convulsas fantasías que se desmayan su sopor de realidades, te escribo este poema y en marcha...
Busqué la flor que me diste una mañana en tu huerto y con mis manos convulsas la apreté contra mi pecho; miré luego en torno mío y la sombra me dio miedo...
-decía la joven, fijando sus desencajados ojos en el banquillo; de donde se había levantado, asombrada, para agarrarse con sus manos convulsas al barandal de la tribuna.
Ora un blanco pañizuelo, con puntas bordado y randas, revolvía con las manos convulsas y deslustradas; ora absorta y distraída, agitaba en torno el aura con un precioso abanico de ricas plumas de Arabia.
Era un bello tipo, con su reciedumbre y piel morena, mas, bajo las pestañas hirsutas, los ojos grandes y de aguas convulsas causaban desconfianza.