cortedad


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para cortedad

pequeñez

Antónimos

Ejemplos ?
Nosotros, asimismo, hemos disputado en los libros precedentes sobre este mismo asunto según lo que resulta de las sagradas letras o lo que hemos leído en ellas, y de su lección y meditación hemos podido entender, conformándonos con su autoridad, las cuales, si quisiéramos desmenuzar e investigar con más particularidad, resultarían ciertamente muchas y varias cuestiones, siendo indispensable llenar con ellas muchos más libros de los que exige esta obra y la cortedad de tiempo de que disfrutamos, el cual, por ser tan escaso, nos impide detenernos en el examen de todas las dudas y objeciones que pueden ponernos los ociosos y, nimiamente escrupulosos, quienes son más prontos a preguntar que capaces para entender.
Éste, que atribuía a modestia o a cortedad semejante respuesta, no volvió a pensar más en ella, y en cuanto se separó del alcalde, no dudando que su proposición sería bien acogida, se puso a discurrir sobre el modo de que el reló llegase al pueblo lo más pronto posible.
Ni su vida retirada, ni su cortedad, que podría llamarse campesina si se considera la petulancia de muchas mujeres, ni su quietud, ni la tranquilidad de sus costumbres apacibles y solitarias la impidieron mostrarse hasta ambiciosa por mí.
El eclesiástico no es grande por la cortedad de sus límites; los prelados son generalmente atentos y circunspectos y tratan del culto divino con gran decencia y ornato, parte que se extiende a las iglesias menos principales de las ciudades y a la de las aldeas menores.
Luego miré a su cara, y descubrí en ambos lados de su nariz la señal de unas gafas a presión, todo lo cual me permitió aventurar mi observación sobre la cortedad de vista y la escritura, lo que pareció sorprender a la joven.
Al otro, desde el momento en que Milagros puso el pie en la calle, vio a su perseguidor, sonriente, y vestido con más esmero y pulcritud que la víspera. Se acercó sin cortedad, y como si estuviese seguro de su aquiescencia, la acompañó.
Todavía hay fresa abundante, y las cerezas entran enredadas unas en otras, porque no les gusta ir solas; que bien se conoce su cortedad de genio en el vivo rubor que enciende sus mejillas.
Vuesa merced perdone mi mucha cortedad y encogimiento en escribir este papel y no haber arremetido a vuesa merced en medio de la calle y arremangándola; que según lo bien que me ha parecido en no apresurarme, he ido a la mano; porque se me han revestido los frailes en el cuerpo por hacerlos vuesa merced no se me haga de rogar si quiere gozarme y no diga después que no se lo dije.
En la ciudad de Santiago de Chile, a veinte y cinco días de octubre de mil ochocientos once, estando los señores de este Ilustre Cabildo en acuerdo ordinario, dijeron: que por cuanto habían visto la representación hecha por el Alcaide de esta real cárcel, en la que expone las necesidades y escaseces que sufre, tanto por la cortedad de su prest...
Ya estuviese en boga la saya de canutillo, la encarrajada, la de vuelo, la pilitrica o la filipense, tan pronto como una hija de Eva se plantaba el disfraz no la reconocía en la calle, no diré yo el marido más celoso, que achaque de marido es la cortedad de vista, pero ni el mismo padre que la engendró.
Pero yo, de mío soy ya pacífico, tengo la pólvora mojada y no quiero camorra ni con mi vecino el campanero de San Pedro, que bastante me mortifica en ocasiones. Perdone usted la cortedad, y créame su atento servidor que le besa la mano.
Tengo un mal, pero, estoy como quien dice votado, el cual no sé por qué he de denominarlo con nombre griego (asma), ya que podrí llamársele (cortedad de aliento).