cortejar

(redireccionado de corteja)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para cortejar

galantear

Sinónimos

Ejemplos ?
Moist conoce y corteja a Adora Belle Dearheart (Adora Belle Buencorazón en la versión en castellano) en Going Postal y, para los hechos de Making Money, están comprometidos.
Esto causa conflictos con las familias de linaje colonial como los Sotomayor, cuyo hijo José María (Leonardo Perucci), corteja a Victoria (Jael Unger), hermana de Bernardo.
La relación entre Tolkien y Edith también suele ser comparada con la que mantienen Éowyn y Faramir en El Señor de los Anillos, particularmente por el modo en el que Faramir corteja a su dama.
En la misma plaza trabaja Capó, un despistado mecánico compañero de Joaquín, el cual corteja a Clarita, una manicura cuyas aspiraciones culturales chocan con el carácter sencillo de Capó.
Su madre, Casilda, se cura de su trastorno y un maravilloso hombre que la corteja y que ha sido como un ángel en su vida, la ha ayudado a superarse, Estrella es ahora una gran empresaria.
Celos juveniles: se presentan en relaciones juveniles en la adolescencia, cuando un/a adolescente empieza a buscar su pareja y cuando otro/a ya la ha conseguido tiene celos de esta persona al tener lo que él desea; por ejemplo, un chico se enamora de una chica, pero a esta la corteja otro chico, lo que despierta la rabia y celos del primer chico.
Después de que todo el mundo estuviera en la cama, el conde Ory sube a los aposentos de la condesa Adèle. Él la corteja, sin darse en cuenta de que, en la oscuridad, es la mano de Isolier la que está sosteniendo.
Corresponde a los cuatro caballeros a la vez y ellos aún sabiendo que corteja a los demás, no quieren dejar de recibir sus halagos.
–Bastante –dijo él con una sonrisa–, pero me interesa más hablar de otra cosa. Hace mal, Águeda –prosiguió, nombrándola con audacia–, en atender a ese muchacho que la corteja.
Entretanto, Crane proseguía haciendo la corte a su hija, al lado de la fuente o caminando lentamente, a media luz, en esa hora tan favorable para la elocuencia del amante. Confieso que no sé cómo se corteja y se gana el corazón de una mujer.
Algún resbalón debió dar su excelencia, en amor y compaña con una de esas caritativas vasallas, e hízose pública la largueza del galán en recompensar amorosas complacencias, pues los traviesos limeños lo sacaron esta copla que a guisa de pasquín y escrita con carbón apareció una mañana en la blanca pared de uno de los pasadizos de palacio: «Al conde de la Monclova le dicen Mano de plata; pero tiene mano de oro cuando corteja mulatas».
Y esta misma Jimena admira en aquel Rodrigo que le corteja, salpicándole el brial con la sangre de sus palomicas, que luce en él gallardamente, entre lo hermoso, lo fiero.